Hijos de Famosos

La hija de Tato Bores dio testimonio de su lucha contra el cáncer

Mariana Borenztein publicó un libro en el que cuenta cómo atravesó esos días en los que tuvo que luchar con la enfermedad. Ahora se encuentra totalmente recuperada

viernes 19 de diciembre de 2014 - 2:57 pm

La actriz Mariana Borenztein contó su experiencia en la lucha contra el cáncer durante la presentación de su nuevo libro denominado “Enfermé para sanar”. [pullquote] La hija de Tato Bores dio testimonio de su lucha contra el cáncer[/pullquote]

Invitada al programa AM, la hija de Tato Bores, contó cómo comenzó a escribir esa suerte de diario íntimo en el que relata su historia de vida.

“Todo comenzó el 30 de diciembre de 2010, cuando estábamos de vacaciones junto a mi familia en un lugar divino y, mientras me bañaba, me descubrí un bulto en una mama. Me asusté mucho, pero Oscar me dijo que no me asustara, que seguramente no era nada”, comenzó relatando Borenztein.

Ya de regreso en Buenos Aires, la actriz decidió hacerse un chequeo clínico y le mostró los resultados a su médico clínico pero no a su ginecólogo. “Di por sentado que el ginecólogo estaba por irse de vacaciones y me dejé estar”, aseguró.

Nueve meses después, la actriz contó que decidió  volver al médico para consultar nuevamente sobre su estado de salud. “Me olvidé. Justo estaba con los preparativos del casamiento, felicidad absoluta. Veníamos de un año difícil… Pero un día tuve una alarma física y decidí ir a consultar. El médico vio el estudio y me dijo: ‘¿Cómo no me trajiste esto antes?’. Me tranquilizó, me aseguró que era operable y que todo iba a estar bien. Pero, tras la primera cirugía, decidió analizar la otra mama y descubrió que allí también había células cancerígenas”, explicó.

Luego de todo lo vivido, Borenztein asegura esta muy sana y pudo encontrarle un sentido a todo lo que tuvo que vivir.

“Venía de un año muy difícil y bajé mucho mis defensas. Entendí que la enfermedad tiene que ver con lo emocional; las defensas te bajan cuando uno está pasado de estrés o cuando algo muy profundo, muy personal, no está resuelto y te pega. Tuve la suerte de agarrar el cáncer muy a tiempo, y eso hace que hoy pueda estar acá, feliz de estar viva. Pasar por esta enfermedad estuvo buenísimo porque me ayudó a modificar la manera en la que veía la vida”, concluyó.

COMENTARIOS