Cambios en la SI

Para los jueces y fiscales, los cambios en la SI intentan frenar causas judiciales contra funcionarios k

De lo que nadie tenía duda ayer en Comodoro Py es de que la jugada presidencial, lejos de conjurar una interna, no hizo más que avivar una pugna que recrudece

miércoles 17 de diciembre de 2014 - 7:33 am

Jueces y fiscales no tardaron en interpretar que Cristina Kirchner cortó la cabeza del organismo porque cree que un sector de los espías motorizó operaciones judiciales para que avanzaran las causas contra sus funcionarios en problemas.

En tribunales miran a Jaime Stiusso, el histórico jefe de contrainteligencia de la SIDE, hombre fuerte que hace y deshace por detrás de sus jefes en sus gestiones oficiales y negocios personales.

En los pasillos de tribunales aseguran que sacar a Larcher e Icazuriaga (fieles funcionarios k) es desnudar que no controlaron a su subordinado Stiusso y que no hicieron nada para evitar que Amado Boudou y, fundamentalmente, Julio Alak cayeran en desgracia. [pullquote position=”right”]Para los jueces y fiscales, los cambios en la SI intentan frenar causas judiciales contra funcionarios k[/pullquote]

Sobre todo teniendo en cuenta la relación del auditor Javier Fernández con Stiusso y con algunos jueces federales de Comodoro Py. Una relación que supo ser funcional a la Casa Rosada hasta que se enfrió en los últimos meses, y se transformó en un nido de problemas.

El hacha cayó esta vez sobre las cabezas de la cúpula, pero no alcanzó a Jaime Stiusso, funcionario de la secretaría con estabilidad laboral y dueño de los piolines que conectan a la SI con los organismos de inteligencia de los países más poderosos del mundo.

La fuerza política de Stiusso, de excelente relación con la embajada norteamericana, principal interesado en no contemporizar con los iraníes, sumada a las razones jurídicas, había sido más poderosa.

COMENTARIOS