Historias de vida

Restaurantes y hoteles: los negocios millonarios del reelecto presidente de Racing

Luego de sus comienzos humildes como inmigrante gallego, Blanco creció enormemente y hoy integra el directorio de una decena de empresas. Vida y negocios de una hombre que no quiere dejar de mandar en la "Academia"

martes 16 de diciembre de 2014 - 1:40 pm

Víctor Blanco Rodríguez, presidente reelecto del Racing campeón, nació en Pontevedra, Galicia, el 27 de febrero de 1946, y a los cinco años desembarcó en Buenos Aires con sus padres. El portal Apertura dio a conocer una completa biografía de la vida de este esquivo personaje.

A los 14, Víctor empezó a trabajar en Bagley, a la vez que estudiaba en la secundaria. A los 21 años, ya se había recibido de administrativo y ya tenía un techo para él. Fue en ese momento que consiguió empleo como mozo, en lo que sería su entrada al mundo de la gastronomía. Allí fue creciendo y con sus primeros ahorros pudo comprar un primer local. Trabajó mucho, lo potenció, y luego lo vendió. [pullquote position=”right”]Restaurantes y hoteles: los negocios millonarios del reelecto presidente de Racing[/pullquote]

Blanco se empezó a sentir cómodo en su rol de empresario.Compró más restaurantes, abrió otros, sumó socios. Luego, se expandió a la hotelería. Hoy integra el directorio de, al menos, una decena de empresas y preside la mayoría. La principales, VBR Group, sociedad que declara un capital de $ 9,8 millones. También, encabeza Fagral, la razón social detrás del Hotel Savoy, del que es accionista. En lo referente al rubro gastronómico, tiene participación en La Madelaine, El Parque Cervecero y Bice. Y Además, es dueño de La Esquina Carlos Gardel y Tango Porteño, que ofrecen cena y show de tango.

Racing siempre fue una parte importante de su vida, pero nunca había tenido actividad política. Lo acercó su hija, Bárbara, a fines de la década pasada. Allí, congenió con Rodolfo Molina, quien, desde 2008, era el primer presidente electo del club en una década, tras el gerenciamiento de Blanquiceleste.

Finalmente, su llegada a la presidencia se dio casi por casualidad. El 27 de septiembre de 2013, las pelea entre Gastón Cogorno (presidente) y el nombrado Molina (vice primero) detonaron las renuncias de ambos. Blanco se ocupó de un club que se encontraba en una severa crisis institucional y deportiva. Y finalmente, la historia conocida: su poco tiempo al frente de la “Academia” alcanzó para que el club se coronara con el título. La reelección llegó horas antes de la consagración.

Ahora, Blanco se siente cómodo en un lugar al que llegó por estar en el lugar adecuado en el momento adecuado. Sólo el tiempo dirá cómo le va al frente del club, pero una cosa es segura: ahora que llegó, quiere quedarse.

COMENTARIOS