Mundial de Clubes

El mejor del mundo: Real Madrid y Cruz Azul se medirán por un lugar en la Final del Mundial de Clubes

El Merengue debutará en el Mundial de Clubes enfrentando a la Maquina Cementera. Real Madrid llega a este primer partido hilando 20 victorias consecutivas. Jugarán en Marrakech, desde las 16.30 con el arbitraje del chileno Enrique Osses

martes 16 de diciembre de 2014 - 7:14 am

Si de algo se habló durante esta última parte del año por Boedo es del Real Madrid y este es el momento de la verdad. Subido a un tren que parce que jamás descarrilará, el Merengue llega a Marruecos para hacer su debut en el Mundial de Clubes con números y rendimientos que asustan a todos. Al igual que San Lorenzo, el Merengue comenzará su participación en el certamen disputando la Semifinal.

Desde las 16.30, su rival será el Cruz Azul en el Gran Estadio Marraquech, que fue elegido a último momento por las intensas lluvias que mostraron al Moulay Abdellah de Rabat, sede original para este compromiso, en pésimas condiciones, el día en que los mexicanos superaron a Sydney Wanderers.

Más allá de algunas bajas de peso –James Rodríguez, Sami Khedira y Luka Modric no pueden ser parte de este partido por diferentes lesiones; aunque los dos primeros podrían jugar la hipotética Final–, los conducidos por Carlo Ancelotti intentarán sacar el boleto al choque definitorio, que se llevará a cabo el próximo sábado. Pero además buscarán alcanzar la friolera suma de 21 triunfos al hilo, contando todas las competiciones en las que participa la entidad española. Atento a todas estas circunstancias estará San Lorenzo, que mañana intentará imitarlo cuando choque ante el Auckland City.

Desde la otra vereda, la Máquina Cementera, que viene de sufrir demasiado para dejar en el camino al elenco australiano, soñará con que no se dé la lógica. El profesor Luis Fernando Tena contará con los argentinos Mauro Formica y Mariano Pavone, autor de un agónico gol en el cotejo anterior, desde el arranque y Christian Giménez, Hernán Bernardello y Emanuel Loeschbor, en el banco de suplentes.

COMENTARIOS