Seguinos en nuestras redes

Economía General

Todo lo que hay que saber sobre los cambios en Ganancias y Asignaciones familiares

Se trata de una nómina actual de poco más de 9,3 millones de personas. También incluye a jubilados y pensionados de las escalas superiores, que perciben menos de $15.000 brutos por mes.

Sujetos alcanzados: Trabajadores registrados en relación de dependencia en el Sistema Integrado de Jubilaciones y Pensiones. Se trata de una nómina actual de poco más de 9,3 millones de personas. También incluye a jubilados y pensionados de las escalas superiores, que perciben menos de $15.000 brutos por mes. Beneficia a 1.497.368 empleados y pasivos con haberes.

Salario neto: el ingreso de bolsillo de las escalas topes de $15.000 se elevará desde el 1 de septiembre a $12.450, ya que sólo se les descontarán los aportes al sistema de jubilaciones y pensiones, obra social y Pami, y en algunos casos el aporte a la filiación sindical.[pullquote position=”right”]Todo lo que hay que saber sobre los cambios en Ganancias y Asignaciones familiares[/pullquote]

Hasta $15.000 de ingreso bruto desde el 1 de septiembre: no se modifica el mínimo no imponible ($8.360 para solteros y $11.563 para los casados con dos hijos), pero se aplicará una nueva deducción especial que los deja plenamente exentos, sin diferenciación por estado civil y grupo familiar.

Entre $15.001 y $25.000: el mínimo no imponible de la remuneración mensual sube 20%. Quedará en $10.032 para solteros y $13.875,60 para casados con dos hijos. Para los asalariados que se encuentren en este grupo y trabajen en laPatagonia, se aplicará una suba adicional del 30 por ciento.

Quiénes quedan alcanzados. Con el nuevo régimen de deducciones especiales sólo pagarán Ganancias 10,2% del total de los empleados, unos 955.500 trabajadores, y 0,7% del total de los jubilados y pensionados, unos 40.000 beneficiarios.

Tratamiento diferencial. Se mantiene un régimen especial para los trabajadores de la Patagonia, cuyo costo de vida es más alto que para el resto de la nación, a los efectos de intentar igualar la capacidad de consumo. Beneficiará a 115.947 trabajadores. Pasarán a abonar el tributo sólo 110.217 empleados.

Representa casi 1% del consumo privado en el cuatrimestre

Incentivo al consumo. Con la suba del mínimo no imponible de Ganancias y la ampliación de los subsidios familiares se inyectarán al mercado en términos netos $4.495 millones. Representa casi 1% del consumo nacional privado en el cuatrimestre.

Esfuerzo compartido. Para compensar esa merma de ingresos al fisco, estimada en $4.495 millones, y “a propuesta de los empresarios”, dijo Echegaray, se gravará con una alícuota del 15% la compraventa de acciones y títulos que no cotizan en Bolsa y se eliminará la exención que tienen los sujetos del exterior por la compraventa de acciones. Esto aporta un promedio de $697 millones anuales, puntualizó el titular de la AFIP. También se aplicará una alícuota de 10% a los dividendos que las empresas distribuyan a sus accionistas, lo que contribuye con otros $1.359 millones anuales.

Tema pendiente. El administrador federal de ingresos públicos no mencionó cómo seguirá el régimen de actualización de los mínimos no imponibles, para que no quede rápidamente absorbido por el proceso inflacionario y los acuerdos de subas salariales por tramos, a lo largo del año.

Así como si se correrán las escalas vigentes de Ganancias de las personas físicas que parte de una base de 9% sobre una renta neta imponible de $10.000 más una alicuota de 14% sobre el excedente, hasta $20.000 de ingreso, hasta llegar a un tope de $28.500 más 35% sobre el excedente de 90.000 pesos.

Economía

El documento que interpela a Cristina: “No hay manera de aumentar el gasto público”

La vicepresidenta de la Nación hizo pública su postura a favor de incrementar el gasto por parte del Estado. Sin embargo, su propuesta está en la médula de la decadencia económica argentina

La derrota electoral que sufrió el oficialismo en las PASO no sólo generó una crisis política interna que derivó en un cambio de Gabinete sino que dejó entrever las dificultades económicas que atraviesa el Estado y a las cuales debería enfrentarse el Gobierno actual; entre ellas, el creciente gasto público que no pareciera ser un tema a resolver para Cristina Kirchner.

En lo que va del 2021, los recurrentes desembolsos de dinero que realiza la gestión actual han aumentado respecto a años anteriores, a través de distintos mecanismos: la emisión de bonos del Tesoro que sólo permitieron renovar los vencimientos de deuda pública y la absorción por parte del Banco Central con Leliq y pases de aproximadamente la mitad de la emisión monetaria.

Estos datos quedaron reflejados en un informe que elaboró el Instituto de Desarrolo Social Argentino (IDESA), al comparar los primeros 7 meses del corriente año respecto al mismo período del 2020. En ese sentido, se desprendió que el gasto público primario (excluyendo el pago de intereses) aumentó un 34% que, ajustando por inflación, implica una caía del -8% en términos reales.

Por su parte, el gasto en prestaciones sociales (jubilaciones, asignaciones familiares y ayudas asistenciales) aumentó 21% que, ajustado por inflación, es una caída del -17%.

El gasto en subsidios a la luz, gas y transporte subió 80% por lo que, ajustando por inflación, implica un aumento de 29% en términos reales.

Estos datos muestran que el gasto público creció nominalmente, pero la alta inflación produjo una importante licuación en términos reales

El aumento nominal de gasto público no logra incrementos reales porque la inflación –producida por el propio aumento del gasto– lo licúa. Aumentando el gasto público –como demanda la vicepresidenta– lo único que hubiese provocado es una mayor inflación con caída de las prestaciones sociales y más fondos públicos en favor de familias de ingresos medios y altos a través de subsidios a las tarifas.

En este sentido, la vicepresidenta reúne un grupo de adeptos que defienden la idea de aumentar el gasto público. Es el reflejo de una opinión extendida en la sociedad argentina de que se puede gastar sin hacer el esfuerzo de pagar impuestos.

Continuar leyendo

Economía

Pesos “para todos”: Las medidas económicas que acordó el Alberto Fernández con los gobernadores peronistas

Desde La Rioja, el mandatario buscará avanzar con “más peronismo” en un intento de revertir el resultado electoral

En La Rioja, el presidente se reunió con gobernadores que le dieron su apoyo luego de la fuerte disputa con la vicepresidente, Cristina Kirchner y en aquel encuentro avanzó con el desarrollo de medidas económicas para dar “un shock de consumo”.

Entre las medidas que el Ejecutivo tiene en estudio figuran beneficios vinculados a jubilaciones y a una suba del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias a $175.000, según pudo saber La Nación de fuentes de la delegación que acompañó a Fernández a La Rioja.

En este sentido, otras de las medidas serán el aumento adicional del Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVyM), las mejoras para las jubilaciones, pensiones y los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH), el incremento del piso del Impuesto a las Ganancias y los créditos a tasa 0 para la construcción, se le sumaría una ampliación del Ahora 12 con una novedad: la reincorporación de las tarjetas no bancarias.

Jubilados y beneficiarios de planes sociales también están incluidos en la batería de medidas: la opción que se baraja por estas horas en los principales despachos apunta a subir por decreto los pisos de ingresos de jubilados, pensionados y AUH.

En la reunión estuvieron presentes los gobernadores Ricardo Quintela, de La Rioja: Alberto Rodríguez Saá, de San Luis; Sergio Uñac, de San Juan; Gildo Insfrán, de Formosa; Sergio Ziliotto, de La Pampa; Mariano Arcioni, de Chubut; Gustavo Saénz, de Salta; Raúl Jalil, de Catamarca; Gerardo Zamora, de Santiago del Estero; y Jorge Capitanich, de Chaco.

A su vez, lo hicieron de manera remota a través de la plataforma zoom el gobernador bonaerense, Axel Kicillof; el santafesino, Omar Perotti; el entrerriano, Gustavo Bordet; Alicia Kirchner, de Santa Cruz; y Arabela Carreras, de Río Negro.

Continuar leyendo

Economía

El Gobierno sumó al presupuesto los Derechos Especiales de Giro del FMI

En medio de la crisis, el oficialismo realizó una maniobra contable para poder gastar en planes y campaña los dólares extra que envío el FMI.

El Gobierno nacional tomó la decisión de incorporar al presupuesto de este año los recursos por USD 4.334 millones que había transferido recientemente el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La acción se realizó a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU 622) y con la firma de los integrantes del anterior Gabinete. De esta manera, el Gobierno dispuso sumar los recursos de la cuota del FMI con el fin de evitar exceder el 20% de la recaudación del último año.

El pasado mes de marzo, el FMI realizó una asignación general de DEG por un total de USD 650 mil millones para reforzar la liquidez global que se vio afectada por la pandemia. El complemento estuvo destinado a 190 países miembros, en el caso de Argentina su cuota equivale a USD 4.334 millones.

Los Derechos Especiales de Giro (DEG) son un activo de reserva internacional creado por el FMI en 1969 para complementar las reservas internacionales oficiales de sus países miembros.

Ese dinero fue depositado como reserva en el Banco Central con el objetivo de fortalecer la posición cambiaria del país. Pero tras la crisis por la derrota en las PASO, el oficialismo decidió sumar esa suma al presupuesto de este año.

El objetivo de esta acción es poder aumentar el gasto en las próximas semanas sin incumplir la carta orgánica del Banco Central, tal como lo había planteado Cristina Kirchner en un fragmento de la carta que publicó hace unos días. Allí había criticado la gestión económica a cargo de Martín Guzmán y la subjecución presupuestaria.

“Posiblemente haya una devaluación”: el pronóstico de un economista del IAE tras las PASO

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR