Economía

Motivos de un nuevo fracaso de Kicillof con los mercados

La inexperiencia del ministro de Economía argentino lo llevó a un nuevo rotundo fracaso en los mercados que complica las futuras negociaciones con los fondos buitre

sábado 13 de diciembre de 2014 - 9:20 am

El estrepitoso fracaso de la operación de emisión de nueva deuda y canje de deuda vieja por un total de u$s 9.700 millones que lanzó el ministro de Economía, Axel Kicillof, deja al país en una innecesaria desventaja frente a la cada vez más inminente negociación con los fondos buitres.

La jugada inicialmente pareció interesar a los empresarios, aunque un defecto fundamental: fijar de manera unilateral la tasa que se iba a pagar (8,75%), eludiendo el libre juego de la oferta y demanda del mercado. El mercado no entiende de dogmatismos, creer que se puede imponer precio y cantidad es algo que, el joven economista, aún no entendió.

La falta de conocimiento del mercado se sumó a la carencia de visión. El inexperto economista no supo mesurar el impacto de la caída del barril en la emisión. Ya varios grandes economístas, empresarios e instituciones habían adelantado la caída del precio del barril. Pero la sordera no es gratuita y no analizar la situación macro ante semejantes desiciones tampoco.

El dogmatismo de Kicillof en creer que podía imponer las condiciones al mercado no le permitieron entender el nuevo escenario en toda su dimensión. Operadores amigos del Gobierno que si vieron el cambio le sugirieron suspender la emisión hasta que mejoren las condiciones, pero no fueron escuchados.

Un plan que no gustó

El sábado pasado, según había revelado el diario digital LaPolíticaOnline.com, una delegación de funcionarios de Economía encabezada por el secretario de Finanzas Pablo López, se reunió con fondos de inversión en el consulado argentino de Nueva York.

En esta reunión, los funcionarios argentinos dejaron bastante en claro que si esta jugada salía bien era muy probable que el año próximo no se busque una negociación con los fondos buitres. La idea era que si este canje les salía bien, cerrarían el 2015 sin sobresaltos.

La torpeza o la ignorancia del secretario de Finanzas de Kicillof de revelar sus planes de alejarse de la negociación con los buitres fue lo que disgustó a los fondos norteamericanos.

El JP Morgan y los otros fondos presentes tienen bonos Discount y Par que ahora están en default. De manera que si ayudaban al Gobierno a cerrar con éxito esta operación, estarían atentando contra sus propios intereses.

COMENTARIOS