Interés General

¿Cuál era la comida favorita de los principales dictadores de la historia?

Un nuevo libro recopila los gustos culinarios de Hitler, Mussolini y Gaddafi, entre otros. Sus particularidades a la hora se sentarse a la mesa

jueves 11 de diciembre de 2014 - 11:06 am

Fueron terribles asesinos, líderes autoritarios, enfermos de poder. Sin embargo, los principales dictadores de la historia también tenían sus comidas preferidas. [pullquote position=”right”]¿Cuál era la comida favorita de los principales dictadores?[/pullquote]

Y más aún, según afirman las investigadoras Victoria Clark y Melissa Scott aún queda registro de cuáles eran las predilecciones de Hitler, Mussolini y Gaddafi, por nombrar algunos, a la hora se sentarse a la mesa. Así lo afirman su nuevo libro “Dictators’ Dinners: The Bad Taste Guide to Entertaining Tyrants”.

Te contamos acá algunas de las comidas preferidas de estas personas:

Adolf Hitler: él era conocido por ser vegetariano, pero las investigadoras afirman que durante 1930 rompió con esta postura para comer el que era su plato favorito: paloma rellena con nueces, lengua, hígado y pistachos. De hecho, esta afirmación corroboraría la teoría de que el líder nazi no ingería carne debido a un problema gástrico que le provocaba una flatulencia crónica, y no por ideales.

Benito Mussolini: El dictador italiano sentía debilidad por una sencilla ensalada elaborada a base de ajo crudo, aceite y limón. Además, las investigadoras afirman que únicamente ingería pasta fabricada de forma especial y no le gustaba la carne.

Muamar Gaddafi: Al igual que Hitler, las investigadoras consideran que el libio sufría de flatulencia crónica, por lo que tuvo que renunciar a una de sus bebidas preferidas: la leche. Entre sus comidas favoritas se encontraban los macarrones y el cuscús con carne de camello.

Fidel Castro: Según indican Clark y Scott, la íntima amiga de Fidel Castro, Celia Sánchez, reveló en varias ocasiones que al líder cubano le encanta la sopa hecha con una tortuga en peligro de extinción.

Kim Jong-Il: Al parecer, el líder norcoreano fue un auténtico gourmet. De hecho, según las autoras poseía una biblioteca entera llena de libros de cocina e instruyó a sus embajadores para que le informaran de las especialidades culinarias locales de las regiones que visitaban. Así conoció desde el caviar iraní hasta la carne de cerdo danesa pasando por los mangos tailandeses. Sin embargo, las comidas por las que sentía debilidad eran la sopa de aleta de tiburón y la elaborada a base de carne de perro.

COMENTARIOS