Salud

La farmacia en tu heladera: alimentos que curan

Una cocina natural y una dieta sin excesos son, en muchos casos, garantía de bienestar y longevidad a la vez que proporcionan un equilibrio a nuestro cuerpo

jueves 11 de diciembre de 2014 - 8:18 am

Uno de los pilares fundamentales para lograr la añorada armonía cuerpo y mente es, además de la relajación, una buena alimentación. Es importante adquirir hábitos saludables, ya que las propiedades nutricionales de algunos alimentos ayudan a suavizar los síntomas de algunas enfermedades o dolencias. No mucha gente sabe, o no mucha gente cree, que es posible curarse a través de la alimentación. Una cocina natural y una dieta sin excesos son, en muchos casos, garantía de bienestar y longevidad a la vez que proporcionan un equilibrio a nuestro cuerpo. Infecciones, catarros e incluso dolores o lesiones musculares son fácilmente evitables, y tratables, incorporando a nuestra dieta diaria una serie de alimentos que nos ayuden en ese equilibrio.

No hace falta que acudas a la farmacia, simplemente asegúrate de que en tu nevera nunca falten estos alimentos con extraordinarias propiedades preventivas y curativas.

Tomate: es la estrella del cajón de las verduras. Con altas propiedades antioxidantes, también es fenomenal para depurar la sangre y un vigorizante para el organismo en general, ya que es rico en vitaminas y minerales. Una de las mejores formas de ingerir tomate es a través del zumo de tomate natural (incluida la piel), y entre sus propiedades curativas están las de mitigar los dolores musculares, artritis o migrañas.

– Verdura naranja: junto al tomate, verduras como la zanahoria o la calabaza, muy ricas en vitamina A, ayudan a combatir los síntomas del resfriado porque evitan que los gérmenes se fijen en nuestras mucosas, y a su vez las mantienen húmedas. Lo ideal es conjugar ambas en una rica, y colorida, crema. La receta es sencilla, se trata de alimentos tan potentes que no necesitan ningún ingrediente extra.

– Alimentos ricos en Omega 3: sin irse muy lejos del cajón de las verduras y hablando de problemas musculares, una excelente opción para tratar esta dolencia es consumiendo alimentos ricos en Omega3, como lo son el salmón y las sardinas, dos pescados muy recomendados por su alta concentración de grasas “buenas”, sobre todo en la mujer. El consumo de estos alimentos ayuda a tratar las inflamaciones musculares.

– Avena: y hablando de inflamaciones musculares, la avena es un excelente aliado en la lucha contra la inflamación (cuando nos sentimos hinchados). Además, produce un efecto relajante en el estómago y evita las típicas rojeces que suelen aparecer en la piel. Lo ideal es tomarla por la mañana tras haberla hervido (2-3 minutos), con leche o con agua. La avena, ojo, no confundir con el salvado de avena, es el ejemplo perfecto de que hay que cuidarse, y curarse, desde el interior.

COMENTARIOS