Crisis automotriz

Autos para pocos: por la devaluación, la inflación y los impuestos, los autos aumentaron 50%

Es el cálculo de las concesionarias para 2014; también influye la falta de unidades y las trabas de las terminales para obtener dólares y pagar importaciones

jueves 11 de diciembre de 2014 - 7:42 am

Por la devaluación impulsada por el Gobierno a principios de este año, la creciente inflación, la falta de oferta y el impacto del oneroso impuesto a las unidades de alta gama, el 2014 cerrará con un incremento de 50 por ciento en la gran mayoría de los autos ofrecidos en el mercado argentino.

Así lo estimó ayer el presidente de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara) durante un almuerzo con periodistas realizado en el Hotel Intercontinental. “En el año, los autos van a tener un 48 por ciento de aumento promedio”, afirmó el ejecutivo.

Los autos más vendidos en el mercado interno en la Argentina son los más chicos, que principalmente se importan desde Brasil. Pero los que se producen en la Argentina -de gama media- tienen más de un 50% de integración importada. Es por esto que el valor del dólar impacta directamente en los precios. [pullquote position=”right”]Autos para pocos: por la devaluación, la inflación y los impuestos, los autos aumentaron 50%[/pullquote]

Además, en la actualidad surge como novedad una creciente restricción de la oferta. “No hay autos”, confió el dueño de un concesionario en el encuentro de Acara. Por la crisis de divisas y la deuda que tienen las empresas con los proveedores, menos insumos llegan del exterior, lo que resiente la producción.

Los problemas no terminan allí. Sucede que las terminales les deben cerca de US$ 2000 millones a sus proveedores en el exterior.

En la actualidad, sólo acceden a US$ 100 millones mensuales para importar sus productos, cuando necesitarían cerca de US$ 300 millones. Este mes el Gobierno autorizó sólo a las empresas que invierten en el país a tomar US$ 96 millones más. En enero, el Gobierno prevé evaluar la cantidad de divisas que destinará a este mercado.

Otro gran problema para la industria es el fuerte impuesto a autos de alta gama. Según un informe de abeceb.com, ya hay dos modelos nacionales (el Focus de Ford y el Citroën C4 Lounge de PSA) que tienen versiones más equipadas (las full) dentro del impuesto. Más de la mitad de las versiones de gama media que se producen en el país (32 variantes) tienen sus precios sobre el límite del gravamen.

“El impuesto generó confusión en los consumidores, lo que impactó en las expectativas. Además, las versiones full de los modelos de gama media fueron alcanzadas por el impuesto y quedaron fuera del mercado e, incluso, muchos fueron discontinuados”, señaló la consultora en su trabajo.

 

COMENTARIOS