Política Internacional

Las cinco torturas más impactantes de la CIA a los presos por terrorismo

Por lo menos 26 de los 119 prisioneros fueron detenidos y encarcelados injustamente, según el reporte revelado por el Senado estadounidense

miércoles 10 de diciembre de 2014 - 10:55 am

Un informe implacable contra la CIA, expurgado y publicado por la comisión de Inteligencia del Senado estadounidense, acusa a la agencia de haber sometido a los detenidos durante varios años a “técnicas reforzadas de interrogatorio de repetición durante días y semanas”.

Aquí, las cinco torturas más aterradoras a las que eran sometidos los presos por terrorismo, muchos de ellos detenidos injustamente y sin haber sido sometidos a juicio. Entre ellos, estaba Nazar Ali, una persona con discapacidad mental. “Su llanto era grabado para mostrárselo a un miembro de su familia [también detenido]”, según el informe.

La técnica de la pared

La “técnica de la pared” (walling) consiste en ubicar a la persona detenida frente a pared. El interrogador la atrae hacia él y luego la lanza violentamente contra la pared. Jaled Cheij Mohammed, el presunto cerebro de los atentados del 11 de septiembre de 2001, fue sometido a ese método, así como a los suplicios del simulacro de ahogamiento y de la privación del sueño. [pullquote position=”right”]Las cinco torturas más impactantes de la CIA a los presos por terrorismo[/pullquote]

Privación del sueño

Los detenidos podían ser mantenidos despiertos durante un máximo de “alrededor de 180 horas”, es decir “siete días y medio”, en una posición particularmente incómoda: “de pie, con las manos al nivel o sobre la cabeza”, encadenados y atados al techo, señala el documento del Senado. Abú Zubeida, un palestino capturado en marzo de 2002 en Pakistán, fue el primer prisionero de la CIA sometido a las técnicas reforzadas de interrogatorio. Estuvo, por ejemplo, encerrado en una habitación iluminada las 24 horas del día.

Ruleta rusa

Un agente de la CIA no identificado sometía a un detenido al perverso juego de la ruleta rusa. Lo apuntaba con una pistola y disparaba, sin que él supiera si tenía balas.

Esposados con sus manos sobre sus cabezas

Redha al-Najar, un ex guardaespaldas de Osama Ben Laden, fue esposado a una barra que estaba encima de su cabeza y quedó colgando por 22 horas para que “rompiera” su resistencia. Le pusieron un pañal y le negaron el acceso al baño.

COBALT

Una tortura utilizada a menudo en el COBALT: cinco agentes de la CIA sacaban a los gritos a un detenido de su célula, lo desnudaban, lo envolvían con una cinta de plástico y lo tiraban violentamente al piso. Luego lo paseaban por el corredor, golpeándolo y abofeteándolo.El afgano, muerto en el COBALT en noviembre de 2002, fue hallado con el cuerpo cubierto de contusiones.

COMENTARIOS