La ruta del dinero K

Ruta del dinero K: para el lavado, habrían utilizado el mismo método que con la fortuna de Gaddafi

El estudio de abogados con sede principal en Panamá, especialista en entramados societarios utilizados para lavar dinero, también fue el elegido por el dictador libio, Muamar el Gaddafi

martes 9 de diciembre de 2014 - 6:16 am

El juez Cam Farenback de Nevada, a cargo de la investigación de las 123 sociedades ligadas a Lázaro Báez, citó a una audiencia para el próximo viernes 12 en la que se espera una respuesta a los pedidos de NML, el fondo de Paul Singer que ganó el caso por la deuda argentina en Nueva York. El proceso se enmarca en las iniciativas con las que Singer espera obtener fondos de la corrupción como parte de pago.

En este tironéo, los holdouts insisten en que las empresas deben entregar documentación que les permita vincular el dinero negro a un entramado de sociedades en Seychelles, Suiza, Estados Unidos y Uruguay -entre otros países- creadas desde el estudio Mossack Fonseca en Panamá.

Una abogada de Mossack Fonseca -además de agente de Aldyne- que reside en Panamá, Leticia Montoya, podría ser citada por la justicia de Nevada para que proporcione información vital. Como es obvio, el eje de la investigación en Nevada -y tal vez pronto en Buenos Aires- pasa por Mossack Fonseca, la firma que fue contratada por Lázaro Báez para establecer empresas fantasma como parte de su enorme operación de lavado de dinero.

El rol de Mossack Fonseca en la ruta del dinero K salió a la luz de manera indirecta en un informe presentado por el fiscal José María Campagnoli en mayo de 2013. Pero las investigaciones realizadas desde entonces han demostrado que Mossack Fonseca fue responsable de armar empresas fantasma e integrarlas a una compleja red que abarca cuatro continentes.

El caso del dictador libio Gaddafi

Según inforrma el sitio informadorpublico.com, el Comité de Seguimiento de Activos de Libia (Asset Trading Committee), creado por el nuevo gobierno de ese país para investigar y lograr la devolución de los bienes que pertenecen al pueblo libio, y representado por Ann Marlowe, tiene sus ojos puestos en Panamá. Esto, tras encontrar los primeros indicios de que justamente Mossack Fonseca ayudó a ocultar estos fondos a través de sociedades anónimas registradas en Islas Vírgenes Británicas (BVI), según reporta el periódico Panamá América.

El pasado mes de octubre, el Comité de Seguimiento de Activos de Libia solicitó por escrito a la Procuraduría General de la Nación una asistencia judicial para dar con parte de los fondos que manejó irregularmente Gaddafi fuera de su país.

El referido comité asegura tener indicios de que la filial de la firma panameña Mossack Fonseca & Co. habría ayudado a ocultar los fondos mal habidos de Gaddafi. Por eso, el organismo solicitó por escrito al Ministerio Público de Panamá iniciar un proceso de investigación. En la denuncia salen a relucir importantes figuras políticas de Panamá y se revela el esquema que habrían utilizado ex socios de Gaddafi para ocultar parte de su riqueza.

Desde el comité afirman que la oficina de Mossack Fonseca & CO. en BVI habría creado estas siete sociedades anónimas que supuestamente permitieron que seis compañías maltesas lavaran dinero que pertenece al pueblo de Libia, fondos supuestamente malversados por un funcionario del régimen de Gaddafi, Ali Ibrahim Dabaiba, ex jefe de la Oficina para el Desarrollo de Centros Administrativos (ODAC, por sus siglas en inglés).

 

 

La fortuna del asesinado dictador libio, empieza a mostrar una asombrosa similitud con los indicios que se van reconstruyendo sobre la ruta del dinero K y las sociedades de Báez.

Muchas de las empresas de Nevada fueron fundadas a pedido de los empleados de Mossack Fonseca, que trabajaban en una de las decenas de sus oficinas en el extranjero. Es altamente probable que los empleados extranjeros de Mossack Fonseca hayan tenido un contacto más frecuente con él cliente final, en este caso, con la red de Báez. Hay un ejemplo en Uruguay, donde el abogado Juan Pedro Damiani trabajó con la filial de Mossack Fonseca en Montevideo y con MF Corporate Service para constituir una serie de empresas en Nevada vinculadas con la red de Báez.

Muchas de las empresas fantasmas en Nevada fueron constituidas a pedido de las oficinas de Mossack Fonseca en Lugano, Suiza, un concurrido centro de lavado de dinero en la región de habla italiana en el país. Muchas de las empresas fantasma fueron creadas con compañías “hermanas” basadas en Lugano, y estas compañías “hermanas” en Lugano siempre declaraban estar domiciliadas en las oficinas locales de Mossack Fonseca en Lugano, y así se hizo presente en el escándalo Báez al ser el domicilio de Helvetic Service Group, la compañía “pantalla” de Báez utilizada por el empresario para mover U$S 65 millones en bonos soberanos en 2012 y 2013. Según Google Maps, unos escasos 700 metros separan las oficinas de Mossack Fonseca de Helvetic.

Un producto de Mossack Fonseca tendría especial relación con la ruta del dinero K y se refiere a una de las operatorias que ofrece a sus clientes en las islas Seychelles, donde en enero del año pasado el Tango 01 hizo una misteriosa escala no prevista y la presidente permaneció allí dos días. Fuentes financieras señalan que Báez habría contratado este servicio, uno de los últimos incorporados por esta multinacional del lavado. Se trata de la Fundación de Seychelles, que es una entidad legal separada que puede poseer bienes por derecho propio. Una vez que los fundadores transfieren los activos a la Fundación, esos activos se convierten en propiedad exclusiva de esa fundación con titularidad y propiedad jurídica y económica plena, y no forman parte del patrimonio personal del fundador.

Según explica la empresa en su oferta de servicios: “Las fundaciones de Seychelles tienen una estructura muy similar a las fundaciones de Panamá, siendo éstas una entidad legal separada muy versátil que puede ser utilizada para protección de activos, planificación patrimonial y asuntos de sucesión”.

COMENTARIOS