Historias de vida

Un argentino creó un refugio que puede salvar millones de vidas

Se llama Nicolás García Mayor y es licenciado en diseño industrial. Este joven, que mientras estudiaba no podía pagar el alquiler, hoy deslumbra al mundo con un novedoso invento

lunes 8 de diciembre de 2014 - 11:34 am

Nicolás García Mayor es licenciado diseño industrial por la Universidad de La Plata. Oriundo de Bahía Blanca, este joven logró algo muy valioso: unió su carrera profesional a sus deseo de ayudar a los otros. Un argentino creó un refugio que asombra al mundo. [pullquote position=”right”]Un argentino creó un refugio que puede salvar millones de vidas[/pullquote]

Su trabajo de tesis final es un refugio para personas víctimas de catástrofes naturales o guerras, va camino de ser una realidad, bendecido por Naciones Unidas y el Papa. “Veía noticieros que mostraban desastres naturales y sus consecuencias para la gente y sentía que yo tenía algo para dar”, indicó, en diálogo con el diario Clarín.

La idea le permitió a Nicolás recibirse, después de superar años de padecimiento en los que tuvo que recurrir al trueque para sobrevivir. “No podía pagar el alquiler y le propuse al dueño de una clínica que me diera un lugar para vivir a cambio de que le realizara diseños.Viví con lo básico hasta el fin de la carrera”, contó

Recibido, probó suerte en Europa y le fue bien, pero luego volvió  a su Bahía Blanca natal. Aquí armó su estudio de diseño, sin dejar de soñar nunca con hacer realidad su tesis. “Quería hacer algo útil para la sociedad”, se repetía cada noche.

Los últimos dos años pasaron muy rápido para Nicolás, que el próximo lunes 15 cumplirá 36 años. A principios de 2013, quedó seleccionado para participar en el Foro Internacional para el Desarrollo de la Ayuda Humanitaria en Washington. Allí, deslumbró a los representantes de la ONU. “Esto es lo que estamos buscando”, le dijeron al ver su refugio y lo invitaron a exponerlo en la 68ª asamblea general.

“Todo se dio de una manera increíble”, sostuvo Nicolás. “Cuando me preparaba para ir a Washington, recibo un mail del Vaticano. El Papa me invitaba a verlo. Apenas lo vi, me dijo que el producto que yo había diseñado, ya estaba bendecido y me abrazó”, recordó.

La humanidad, agradecida.

COMENTARIOS