Inseguridad

Casi el 40% de los hogares argentinos sufrió un asalto en 2014 y la mayoría fueron con violencia

Ante la falta de datos estadísticos oficiales, las principales fuentes para obtener esta información son los registros policiales y las encuestas de victimización

sábado 6 de diciembre de 2014 - 2:31 pm

La principal fuente de información para un análisis delictual son los datos de los registros de la policías, a través de las denuncias, ya que no hay disponibilidad de datos estadísticos.

En Argentina, la información sobre delitos no se publica en forma periódica y no hay datos oficiales sistemáticos desde 2010. Para complementar los registro administrativos de la policía, también se recurre a encuestas de victimización, las cuales miden el porcentaje de personas que dicen haber sufrido actos de violencia en el último año.

La encuesta de victimización que realiza el Laboratorio de Investigaciones sobre Crimen, Instituciones y Políticas (Licip) de la Universidad Torcuato Di Tella es actualmente un instrumento muy importante para saber que está pasando en materia de seguridad en Argentina.

Los números que reflejan estos registros marcar una evolución del índice de victimización (IVI) para todo el país, donde se mide el porcentaje de hogares que declararon haber sufrido al menos un delito en los últimos doce meses. Las últimas mediciones de junio y julio de este año señalan que el 37% de los hogares sufrió al menos un delito.

Por otro lado, aproximadamente el 60% de los hogares que sufrieron por lo menos un delito considera que fue violento.

En la última década, en Argentina hubo grandes deficiencias en el Sistema Estadístico Nacional (que incluye no sólo las estadísticas de crimen, sino también las de inflación, pobreza, empleo, cuentas nacionales, entre otras), según señala el diario Perfil. Sobre todo, en el ámbito de la seguridad ciudadana, el problema de la delincuencia parece estar agravándose según los datos disponibles, y constituye la mayor preocupación de la población en las encuestas de opinión.

COMENTARIOS