Papa Francisco

Papa Francisco sigue su auditoría en el Vaticano: descubren cuentas no registradas

Eran cientos de millones de euros en cuentas que no estaban en los balances de la ciudad Estado

viernes 5 de diciembre de 2014 - 8:38 am

Funcionarios de la Secretaría de Economía del Vaticano descubrieron centenares de millones de euros en cuentas bancarias que no habían sido registradas en los balances de la ciudad Estado.

El cardenal australiano George Pell, a cargo de las finanzas vaticanas y uno de los hombres de confianza del papa Francisco, dijo que el descubrimiento de esa suma de dinero, por el momento desconocida, significa que las finanzas generales de la Santa Sede estaban mejor de lo que se creía.

La Santa Sede había aprobado en julio un balance deficitario en casi 24,5 millones de euros debido a la fluctuación en la cotización del oro, pérdidas que serán cubiertas por el dinero hallado.

Tras este descubrimiento, Pell dijo que “es importante señalar que el Vaticano no está en quiebra (…) la Santa Sede está pagando sus gastos, y a la vez posee importantes activos e inversiones”.

Tras el pedido del papa Francisco en el cual exige máxima transparencia en la administración de la Santa Sede, la oficina de Pell envió una carta a todos los departamentos del Vaticano sobre los cambios en el manejo de la economía y la contabilidad.

Desde el 1° de enero, cada departamento del Vaticano deberá aprobar “medidas financieras claras y eficientes” y preparar información financiera y reportes que cumplan con estándares internacionales de contabilidad, que luego serán revisados por una firma internacional de auditorías.

Junto con siete de sus pares, Pell, además, integra una mesa chica creada por Francisco que desde octubre pasado se reúne periódicamente para llevar adelante profundas reformas en la administración y en el gobierno de la Santa Sede.

Desde que fue designado por el Papa secretario económico, el cardenal australiano normalizó las operaciones del Instituto para las Obras de Religión -el banco del Vaticano- tras obtener los avales de las agencias reguladoras europeas, que en el pasado sospechaban que mediante cuentas de esa institución se realizaban movimientos destinados a lavar dinero.

COMENTARIOS