Judiciales

Alta corrupción: el cruce de llamadas que complica a la mano derecha de Zannini, Oyarbide y Rafecas

Carlos Liuzzi, segundo de Carlo Zannini en la Secretaría Legal y Técnica, llamó a allegados de los dos jueces federales antes del allanamiento a la financiera de Greppi

viernes 5 de diciembre de 2014 - 7:09 am

Fue revelado por el diario digital La Política Online (lapoliticaonline.com) el circuito de trece llamadas realizadas entre el titular de la financiera Propyme, Guillermo Greppi, y el subsecretario de la Legal y Técnica, Carlos Liuzzi, quien es la mano derecha de Carlos Zannini, durante y después del allanamiento en el que policías le solicitaron dinero en nombre del juez federal Norberto Oyarbide para suspender el procedimiento policial.

Tras la denuncia, Greppi declaró ante el juez federal Luis Rodríguez que los policías Fabio Ascona, César Ceballos y Juan Saizar lo habían sobornado para frenar el procedimiento.

Por su parte, la defensa de los policías, llevada a cabo por la abogada Valeria Corbacho, solicitó que se investigue el entramado de sociedades vinculadas a Propyme, los llamados, líneas de celulares y quienes son sus responsables. [pullquote position=”right”]Alta corrupción: el cruce de llamadas que complica a la mano derecha de Zannini, Oyarbide y Rafecas[/pullquote]

Para los policías, los dueños de Propyme habrían intentado frenar el allanamiento para evitar el acceso a información de su cartera de clientes como empresas beneficiadas con la alícuota reducida en el impuesto al cheque.

El entramado de llamados fue revelado por el sitio LaPoliticaOnline.com, con exhaustivo detalle:

Según versa dicho portal, a las 12.54 el titular de Propyme recibe una llamada de su abogado Fernando Jorge Torres. En tanto a partir de las 12.57, intenta comunicarse con el Comisario Mayor de la Policía Federal Argentina Guillermo Calviño en ocho oportunidades en las que sólo cuatro habrían conversado.

En la declaración testimonial, Calviño negó que le hubiera dicho que se le exigió dinero ilegítimo.

A las 14.53 se desató la llamada comprometedora para el Gobierno, entre Greppi y Liuzzi quien a las 14.57 llama al custodio de Norberto Oyarbide, Hernán Estrada, debido a que el magistrado no utiliza móviles.

A las 15.10 Greppi recibe el llamado de Liuzzi desde su celular. Luego el financista lo llama a Liuzzi a las 15.13, los que se repiten hasta las 18.50 en ocho oportunidades más hasta comunicarle que el allanamiento finalizó.

En tanto, la noche anterior al procedimiento policial, Liuzzi habría llamado en dos oportunidades a José Bernardo Marin, custodio de Oyarbide, quien al otro día le habría devuelto los llamados a las 8.21 y a las 9.24 de la mañana del 9 de diciembre de 2013.

 El juez Rafecas

En este entramado de llamadas surgirían dos números que llamaron la atención de los expertos: a las 13.05, Greppi llamó a dos celulares de ZAZEN Producciones, empresa de la cual Diego Rafecas, hermano del juez Daniel Rafecas, es titular.

El juez Rafecas, sobreseyó al ex vicepresidente del Instituto Nacional de Cine y Artes visuales, Incaa, Jorge Armando Alvarez por la presunta malversación de fondos, como a los empresarios Oscar Azar y Fernando Huberman.

Esto le significó una denuncia ante el Consejo de la Magistratura por supuesto mal desempeño al no por haberse excusado de intervenir en una causa en que debía investigar a su hermano y sus socios.

Azar, socio de la compañía Lacsa, resultó ser accionista de otra empresa, Daltel SA, vinculada a Fernando Sokolowicz, socio comercial de Diego Rafecas y accionista de Página/12.

Para algunos expertos consultados, los subsidios del cine podrían estar vinculados al blanqueo de dinero ilegal a través de “cuevas”.

Así lo denunció en 2010 el abogado Ricardo Monner Sans y solicitó se investigue al entonces secretario de Cultura de la Nación, Jorge Coscia, por presuntas irregularidades en el control de los subsidios que se otorgaron desde el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) entre los años 2002 y 2005.

COMENTARIOS