Cámara de Diputados

Diputados renovó sus autoridades por unanimidad, pero La Cámpora no pudo meter el vice

Tanto la continuidad de Domínguez, como la de las vicepresidencias para los distintos bloques opositores, marcaron una derrota para la agrupación kirchnerista

jueves 4 de diciembre de 2014 - 7:31 am

El diputado kirchnerista Julián Domínguez fue ratificado ayer como presidente de la Cámara baja para el próximo período parlamentario, con el apoyo del oficialismo, aliados y la mayor parte de la oposición, que se manifestó favorablemente “por respeto institucional”.

A su vez, la santiagueña Norma Abdala de Matarazzo (Frente Cívico de Santiago del Estero) fue confirmada por el cuerpo como vicepresidenta primera, en tanto que la radical cobista Patricia Giménez continuará en la vicepresidencia segunda y Graciela Camaño, del Frente Renovador, en la vicepresidencia tercera.

Domínguez, tras su reelección, expresó a sus pares que tratará “ser el presidente que representa con orgullo un bloque y que genera las condiciones para que todos se sientan respetados en su rol como legislador”.

Pese a que se preanunciaba una abstención de buena parte de la oposición a la nueva nominación de Domínguez, finalmente el radicalismo, el socialismo, el Frente Renovador y el PRO se pronunciaron, sin mencionar el nombre del diputado kirchnerista, a favor de priorizar “la institucionalidad” y no oponerse a la propuesta del oficialismo.

Los bloques del Frente de Izquierda sí expresaron que se abstendrían en la votación global de todos los cargos que se realizó al final de la sesión preparatoria.

El jefe del bloque radical, Mario Negri, admitió al hablar en el recinto que dentro de la bancada había habido “un profundo debate” para decidir entre la abstención y el respaldo a Domínguez porque, confesó, “nos sentimos absolutamente lastimados en este año parlamentario al respeto y las normas” que rigen la Cámara “por parte del Frente para la Victoria” que “ha degradado peligrosamente el funcionamiento parlamentario”.

Por último, Negri informó que el bloque había optado “por el respeto institucional”, sostuvo al respecto: “No es un juicio sobre las personas, el Frente para la Victoria tiene el derecho, por el lugar que hoy ocupa, a nominar al presidente y al vicepresidente”.

En igual sentido se manifestaron el socialismo, el PRO y el Frente Renovador, este último a través de Darío Giustozzi, quien confirmó: “Ratificamos la voluntad de no vetar a ningún candidato”.

Según lo consignado por el portal LPO, tanto la continuidad de Domínguez, como la de las vicepresidencias para los distintos bloques opositores, marcaron una derrota para La Cámpora, que pujó sin éxito por quedarse con alguno de estos puestos.

COMENTARIOS