Combustibles

Revés económico para Argentina y Venezuela: el petróleo ya está en su nivel más bajo en 5 años

El crudo perforó ayer los 70 dólares y los analistas anticipan que podría llegar a 60. el cambio de escenario complica a los nuevos productores de shale oil, como la Argentina

martes 2 de diciembre de 2014 - 6:59 am

El precio del petróleo ayer descendió a su nivel más bajo en cinco años y ya comienza a sacudir la economía mundial. El revés de Arabia Saudita y otros países de la OPEP somete gravemente a los nuevos productores de shale oil, entre ellos, la Argentina.

Debilitado por la decisión de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) de mantener el nivel de producción vigente desde 2010, el precio del crudo sufrió una nueva caída: el barril (Brent) se cotizó a 67,53 dólares en Londres, su nivel más bajo desde octubre de 2009, mientras que el WTI de Nueva York cayó a 63,72 dólares, nivel que no se veía desde julio de 2009.

Teniendo en cuenta que la decisión de la OPEP era previsible, muchos analistas califican de “exagerada” la reacción de los mercados. De todas formas, una oferta super abundante combinada con un frágil aumento de la demanda en Europa y en China probablemente seguirá pesando sobre los precios el año próximo.

“Un barril de crudo a 60 dólares es perfectamente plausible”, estimaron los expertos del banco francés Société Générale. [pullquote position=”right”]Revés económico para Argentina y Venezuela: el petróleo ya está en su nivel más bajo en 5 años [/pullquote]

La decisión de la OPEP es una respuesta a la reciente expansión del shale oil, un petróleo no convencional producido en Estados Unidos y Canadá , que se apodera de partes considerables del mercado.

Si la OPEP hubiese decidido reducir su producción, habría entrado en un círculo vicioso de reducciones de su oferta a fin de luchar contra la caída de los precios frente al aumento de la producción norteamericana. La organización decidió finalmente mantener su plafón en 30 millones de barriles diarios. Esa decisión habría sido impuesta por los países productores del Golfo Pérsico, con el objetivo de luchar contra la expansión del shale oil.

“Tienen suficientes reservas de cambio como para soportar un barril a precio vil”, afirma Christopher Dembik, economista del Banco Saxo en París.

El objetivo, a pesar de las pérdidas, es hacer sufrir a los productores de petróleo no convencional. Los países del Golfo Pérsico saben que Estados Unidos, el rey del shale, puede soportar durante un tiempo los bajos precios.

“La idea de Arabia Saudita es, en realidad, disuadir a aquellos países, como Rusia, China o la Argentina, que quieren iniciar su producción”, afirma Dembik.

En todo caso, la caída de precios del petróleo es una excelente noticia para las economía occidentales. “Ese fenómeno genera potencialmente un aumento del poder adquisitivo mayor que cualquier otra medida tomada por los gobiernos”, analiza Régis Bégué, director de la gestión de acciones en el banco Lazard Hermanos. En la zona euro, por el contrario, la noticia no provoca demasiado entusiasmo, pues la caída del crudo contribuirá seguramente a acentuar la presión deflacionista, en momentos en que la inflación apenas alcanzó el 0,3% en noviembre.
Damnificados

Entre los damnificados se ubican en primera línea los países productores, como Rusia y Venezuela, que viven momentos difíciles. Hace días que el rublo ruso se desploma. Esto suena como un golpe de gracia para Moscú. Al precio actual, Rusia deja de ganar entre 90.000 y 100.000 millones de dólares por año. Dos tercios de los recursos rusos provienen de las exportaciones de gas y petróleo. Simultáneamente, el país padece los efectos de las sanciones occidentales y la huida de capitales provocados por la crisis ucraniana.

COMENTARIOS