Seguinos en nuestras redes

Política General

Baéz le habría asegurado a los Kirchner ingresos millonarios

Según una investigación, siete empresas del empresario le habrían reportado a los Kirchner ganancias millonarias durante dos años

No es necesario rastrear sociedades y cuentas bancarias alrededor del mundo para comprender la simbiosis entre el empresario Lázaro Báez y el matrimonio de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. Basta con revisar la contabilidad de sus hoteles en Santa Cruz.

La conclusión es elocuente: siete empresas de Báez firmaron acuerdos retroactivos con Valle Mitre SA, la empresa que gerencia los hoteles de la familia Kirchner, que le garantizaron a la pareja ganancias millonarias durante más de dos años.

Para eso, el 90% de las facturas que emitió esa gerenciadora se destinaron a Austral Construcciones y otras firmas de Báez, que les aseguraron a los Kirchner la supuesta ocupación de un tercio de sus habitaciones durante años. Sin importar que fuera temporada alta o baja.

[pullquote position=”right”]La operatoria podría ser la forma en que el dinero de obra pública que recibió Baéz haya vuelto al matrimonio [/pullquote]El dato cobra relevancia si se tiene en cuenta que esta semana fue suspendido el fiscal José María Campagnoli por investigar movimientos de dinero del zar de la obra pública patagónica.

A tal punto llegaron esos convenios, que las empresas de Báez se comprometieron a pagar a Valle Mitre SA una cantidad prefijada de 935 habitaciones por mes en el hotel Alto Calafate, por ejemplo, con una tarifa en dólares más baja, pero que debieron abonarse sí o sí, aunque no usaran las habitaciones, según corroboró LA NACION, al revisar la facturación durante meses junto a seis expertos antilavado y tributarios que prefirieron mantener sus nombres en reserva.

¿Resultado? Todos los meses, el Alto Calafate se garantizó un tercio mínimo de ingresos, ya fuera que esa localidad desbordara de turistas o éstos brillaran por su ausencia. Así, y siempre según esos convenios cuya copia obtuvo LA NACION, las 103 habitaciones de lujo de este hotel debieron ser ocupadas 9 noches por mes por los empleados de Báez, uno de los grandes beneficiarios de la obra pública durante la década kirchnerista. O dicho de otro modo, que a lo largo de cada mes, esos empleados debieron ocupar 1 de cada 3 habitaciones.

Ese tercio garantizado por Báez se combinó, además, con otro tercio diario que cubría Aerolíneas Argentinas, ya en pleno proceso de expropiación, y aún cuando otros hoteles de la misma categoría en El Calafate ofrecían tarifas más bajas, según reveló LA NACION en 2010. Así, de combinarse ambos ingresos, el Alto Calafate se garantizó una ocupación superior al 60 por ciento.

Sin contar los ingresos generados por Aerolíneas -además de convenios y eventos pagados por el gobierno nacional en ese mismo hotel, como el III Congreso Federal de la Industria, en noviembre de 2012-, de todos modos, el flujo que aportó Báez resultó millonario. Sólo durante 5 meses de 2010, por ejemplo, reportó $ 2,8 millones, aún cuando esos convenios comenzaron a tejerse en agosto de 2009 -según consta en la copia del Libro IVA Compras de diciembre de ese año de Austral Construcciones, y se extendieron hasta mediados de 2011.

Con esos documentos a su disposición, los seis expertos consultados por LA NACION arribaron por separado a conclusiones similares: estimaron que surgen conductas que podrían configurar los presuntos delitos de lavado de activos, evasión tributaria agravada y negociaciones incompatibles con la función pública, entre otras figuras. También, forzar la reapertura por “cosa juzgada írrita” de las investigaciones por presunto enriquecimiento ilícito de los Kirchner.

Las sospechas de los expertos -que incluyen referentes del sector privado, de la AFIP y dos ex altos funcionarios de la UIF, la unidad antilavado- se fundaron en un eje: la operatoria podría representar la forma en que parte de los ingresos por la obra pública que recibió Báez durante años habría vuelto al bolsillo de los Kirchner mediante la operatoria hotelera.

El umbral de sospecha se elevó por ciertas características de la operatoria. La primera, que algunos convenios se firmaron en septiembre de 2010, por ejemplo, pero de manera retroactiva al 1° de julio de ese año, según consta en las copias de esos contratos a los que accedió LA NACION.

Por otro lado, que esos convenios son habituales entre, por ejemplo, aerolíneas y cadenas hoteleras internacionales que negocian tarifas preferenciales para hospedar a sus pilotos y azafatas alrededor del mundo, lo cual podría explicar el acuerdo, sin licitación previa, con Aerolíneas. O entre una cadena hotelera y un gran operador turístico. Pero no entre un grupo empresario concentrado en la Patagonia -y con base en Río Gallegos- y un hotel de lujo ABC1 en un destino turístico como El Calafate.

En la misma línea, este tipo de convenios de alojamiento masivo suele darse como un beneficio de la empresa para sus empleados o por razones laborales, así como destinarse a regalos empresariales a clientes y proveedores. En el caso de las empresas de Báez, no surgen evidencias de estas opciones. Durante ese período, además, un contador pudo servir de enlace. Se trata de Daniel Pérez Gadín, quien en su currículum detalló que asesoraba al Alto Calafate al mismo que tiempo que trabajaba para Báez. Ambos son investigados por la justicia federal por presunto lavado y su interacción con el financista Federico Elaskar y el valijero Leonardo Fariña. Y todos ellos eran investigados por el fiscal Campagnoli, hasta que le quitaron el expediente, primero, para después suspenderlo.

La operatoria en sí, en tanto, incluyó varios eslabones, pero todos manejados por el ex empleado del Banco de Santa Cruz o por los Kirchner. Así, las firmas de Báez firmaron sus convenios con la gerenciadora Valle Mitre -también controlada por Báez-, que tenía un acuerdo con la sociedad Hotesur SA -de la pareja presidencial- que a su vez era dueña del Alto Calafate.

En la práctica, algunos de los convenios resultan cuestionables. Con sólo 20 empleados verificados, la firma La Estación SA, que controla una estación Esso en Río Gallegos, se comprometió a pagar por 90 habitaciones en el Alto Calafate, distante a 300 kilómetros. Es decir que cada uno de sus empleados debería hospedarse dos fines de semana por mes en el hotel para honrar el acuerdo preestablecido.

Similares acuerdos firmaron otra estación de servicio controlada por Báez, pero de la marca YPF (Don Francisco SA, con 23 empleados verificados y 90 habitaciones comprometidas por mes), Kank y Costilla (79 empleados y 235 habitaciones por mes), Loscalzo y Del Curto (53 empleados y 180 habitaciones por mes), Alucom Austral (13 empleados y 70 habitaciones por mes), Badial (9 empleados y 180 habitaciones por mes) y la nave insignia del grupo, Austral Construcciones (615 empleados y 90 habitaciones por mes).

A tal punto controla Báez la firma Valle Mitre SA, que el área contable del empresario ultrakirchnerista se encargó de llevar adelante la facturación y contabilidad de la firma gerenciadora de los hoteles, según corroboró LA NACION. Y de allí surge, además, que cerca del 90% de las facturas emitidas por Valle Mitre fueron emitidas, de manera correlativa, a esas mismas empresas y, en particular, a Austral Construcciones. Es decir que 9 de cada diez facturas de la firma que gerenció el Alto Calafate de los Kirchner -y les pagó un abono por ello- se emitió a favor de alguna empresa de Báez.

El control del grupo Báez sobre Valle Mitre -controlada en los papeles por el joven escribano de meteórica carrera junto a Báez, Leandro Albornoz, y su esposa- fue tal que su equipo de colaboradores llegó hasta a supervisar de manera directa los ingresos y gastos mensuales del Alto Calafate.

De allí surge que, por ejemplo, en febrero de 2010, el hotel llegó a registrar supuestos ingresos por 888.851,13 pesos, pero sólo $ 1257,87 en lavandería -es decir, huéspedes que mandan a lavar algo-, o $ 4138,98 en telefonía y otros $ 8301,63 de ingresos por su “Health Club”.

Fuente: Diario La Nación

Política

“Siempre la culpa la tiene el otro”: la respuesta de la oposición a Tolosa Paz tras acusaciones de “golpe blando”

Referentes de Juntos por el Cambio manifestaron su postura ante las declaraciones de la candidata a diputada por el oficialismo, que alegó cierta intención por parte de los opositores de socavar al Gobierno.

En medio de la polémica que suscitaron los dichos de Victoria Tolosa Paz, quien acusó a la oposición tener aspiraciones golpistas en la antesala de las elecciones legislativas del próximo 14 de noviembre, llegó la respuesta de los principales referentes de Juntos por el Cambio.

Entre ellos, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se mostró tajante ante las declaraciones de la candidata a diputada por el Frente de Todos y consideró que para el oficialismo “siempre la culpa la tiene el otro”. “Con declaraciones como esas, vos creés que hay voluntad de diálogo”, señaló Larreta en una entrevista con CNN Radio.

“La oposición política y sus resortes, en momentos electorales, siempre han tendido a que haya una devaluación de nuestra moneda, es lo que sueñan hacer de acá al 14 de noviembre, dar un timonazo para poner, obviamente, más complicada la situación económica”, había dicho Tolosa Paz antes en un entrevista con AM 750.

Y agregaba: “Con como dicen en el mundo, los golpes blandos. Arruinar al Gobierno tiene que ver con tensar y generar condiciones muy adversas para que la vida se le complique a más cantidad de personas y eso genere lo que están pensando: debilitar y hacer un golpe blando a este gobierno en materia económica, materia comunicacional y en cada una de las que puedan”, deslizó.

De la misma manera que el actual Jefe de Gobierno porteño, Mario Negri, otro de los referentes del arco opositor, dejó entrever su postura a través de un duro posteo en su cuenta de Twitter.

“Tolosa Paz agita fantasmas antidemocráticos para justificar otra derrota electoral del Gobierno. Se olvida que ha sido su partido el que empujó en 2001, nosotros no hacemos ni golpes blandos ni duros. Si quieren evitar la devaluación dejen de emitir y achiquen la brecha cambiaria”, escribió el diputado de Cambiemos.

 

Continuar leyendo

Política

Banquete en Olivos: el Gobierno gastará mas de $25 millones en comidas “premium” como salmón, lomo, camarones y cordero patagónico

Dos empresas se presentaron en la licitación pero solo una de ellas cumple con todo lo requerido

En el enfrentamiento entre el Gobierno y el sector alimenticio por los elevados aumentos que registran los productos de este rubro todos los meses en las góndolas de supermercado, desde Casa Rosada se bajó un discurso de empatía con los sectores de la población cuyos bolsillos son los más afectados por los niveles de inflación. En este sentido, buscó hacer propia la crisis que viven miles de familias argentinas, sin embargo puertas adentro la crisis no les es propia y pese a los alarmantes niveles de gasto público Casa Rosada gastará millones de pesos en alimentos inaccesibles para el promedio de la población.

Mientras los movimientos sociales, muchos de ellos cercanos al Frente de Todos, ya se quejan públicamente por el freno al envío de alimentos a los comedores o, en caso de hacerlo, los bolsones contienen productos poco nutritivos para un niño, el presidente, Alberto Fernández, se garantiza continuar con una dieta variada con diversos cortes de carne, pollo y pescado; Incluso los considerados “premium” como el salmón, lomo, mariscos y frutos de mar.

La información surge de una licitación publicada en la plataforma compr.ar a la que tuvo acceso Nexofin. Al respecto, el Gobierno gastará $25.141.082,50 en la adquisición de productos cárnicos y pescadería con destino Casa de Gobierno y Residencia de Olivos, según se detalla en el proceso cuya fecha de apertura fue el 20/10/2021 a las 15:00 Hrs.

A la licitación se presentaron solamente dos empresas: se tratan de Pacer S.A.S, que realizó una oferta por $17.112.450,78, y Proveer S.A. por $25.141.082,50. Pese a que la primera mencionada es considerablemente más económica, solo ofertó en 17 de los 53 productos que componen la licitación y en muchos de ellos no es la opción más barata.

De todos modos, si en Casa Rosada optarán por adquirir aquellos productos que Pacer S.A.S ofrece más baratos y después adquirir todo el resto de Proveer S.A. la cifra total solo cambia marginalmente: 25.139.624,90 sería el monto total que Casa de Gobierno deberá desembolsar por la dieta del presidente y los invitados que coman con él.

El abultado número tiene una justificación y es que Alberto Fernández no escatima a la hora de ser alimentado por los cocineros de la Casa Rosada y la Quinta de Olivos. La licitación va desde cortes más económicos como el pollo (alimento que muchos argentinos utilizan para reemplazar la carne de vaca por su precio más bajo), mondongo, roast beef o paleta; hasta los más caros y exclusivos.

Entre los cortes VIP se encuentran el lomo, salmón, langostinos y hasta cordero patagónico. Deleites al alcance de unos pocos argentinos.

Incluso, a partir del relevamiento realizado por Nexofin, el Gobierno se dará el lujo de realizar varios asados multitudinarios al agregar en el detalle del pedido 280 chorizos de cerdo (divido en dos pedidos de 150 y 130), 500 tiras de asado y 200 morcillas (dividido en dos pedidos de 140 y 60).

La lista continúa con decenas de otros productos ya que de cara al mes de diciembre comenzarán a realizarse eventos de cierre de fin de año donde la comida no podrá faltar. Eduardo Belliboni, dirigente del Polo Obrero, aseguró días atrás que “el gobierno envía una calidad pésima de comida con una variedad casi inexistente” y que “todo el tiempo son hidratos de carbono”. Dentro de la Quinta de Olivos y la Casa Rosada esos reclamos no se escucharán.

Continuar leyendo

Notas de Opinión

Tinelli y Lammens, entre el fantasma de la quiebra y el adelanto de elecciones

En medio de la peor crisis de su historia, Marcelo Tinelli y Matías Lammens han dejado sus peleas de por medio y volvieron al diálogo para tratar de evitar la hecatombe de San Lorenzo. El fantasma de la quiebra sigue presente. Especulan con adelantar las elecciones en el club

Columna publicada originalmente en MDZ

La dramática situación económica, institucional y deportiva que golpea a San Lorenzo pone en evidencia el descontrol político que han generado Marcelo Tinelli y Matías Lammens desde que desembarcaron en el club de Boedo. Si bien el blindaje mediático del que gozaron en todos estos años les permitió ir barriendo bajo la alfombra, lo cierto es que la grave crisis es indisimulable y muchos voceros de la institución creen que sólo se puede empezar a revertir “si se hace un urgente llamado a elecciones presidenciales anticipadas” para darle volumen político a una conducción absolutamente desprestigiada.

Desde hace tiempo se viene comentando de una fuerte pelea que distanció a Tinelli de Lammens, pero al igual que Cristina Fernández de Kirchner y Alberto Fernández, ambos dirigentes están obligados a seguir aliados para evitar el peor de los escenarios. Por eso decidieron reunirse el jueves pasado y hacerlo público. También fue de la partida Horacio Arreceygor, el titular del sindicato de la televisión, quien está a cargo del club por el pedido de licencia del conductor televisivo.

Para peor, según anticipó el viernes el sitio de NEXOFIN, trascendieron fotos que comprometen seriamente al gremialista ultra K. Arreceygor se mostró sonriente junto al líder de la barrabrava del Ciclón el pasado 11 de octubre, en la derrota ante Colón de Santa Fe. Las fotos se viralizaron en las últimas horas y suman un nuevo golpe a la cuestionada dirigencia, que encuentra en la barrabrava su único anclaje de apoyo interno. El amigo del actual presidente es histórico cabecilla de “La Buteler”, Cristian Evangelista, alias Sandokán, quien está en la lista de personas que tienen prohibido el ingreso al estadio.

Mientras tanto, más allá de la abultada deuda del club y el festival de cheques rechazados, el objetivo prioritario que tiene el oficialismo es reunir los casi 2,5 millones de dólares que necesita para levantar la inhibición de la FIFA por la deuda con Palestino y poder incorporar jugadores en el próximo receso, al mismo tiempo que la construcción del nuevo estadio empieza a transformarse en una quimera que usó el oficialismo como distractivo para los ilusionados socios e hinchas, quienes actualmente se muestran enfurecidos.

“La situación es dramática, Marcelo y Matías hicieron un desastre, pero la mayoría de la dirigencia es responsable, nadie se plantó a tiempo y ahora es tarde para todo”, dice un referente de la oposición. Varios conocedores del club no ven factible el adelanto de las elecciones porque no hay consenso para generar una lista que logre legitimidad. “Si la idea es respaldar a Arreceygor con votos es una locura, a este muchacho no le da el pinet y hasta fue un títere”, dice un opositor. No hay candidato que, con su sola presencia, logre frenar el creciente mal humor de la masa societaria.

Además, Tinelli y Lammens también están debilitados políticamente fuera del club. Fueron perdiendo respaldos que podrían ayudar ahora a San Lorenzo. El ministro de Deportes podría ser removido de su cargo después del 14 de noviembre y está en mala relación con el kirchnerismo, sobre todo con Andrés Larroque, simpatizante del club y ministro de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires. Joaquín De la Torre, hombre fuerte de San Miguel y de Juntos, también tomó distancia del oficialismo.

La única terminal que mantiene San Lorenzo con la política es a través del intendente del club, Sergio “Chiche” Constantino, quien además es funcionario del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat del gobierno de CABA. Es un nexo con Horacio Rodríguez Larreta. El jefe de Gobierno porteño siempre se mostró interesado en tener un buen vínculo con San Lorenzo y con la dupla hoy cuestionada. Además, también tiene en su entorno al expresidente del HSBC, Gabriel “Pájaro” Martino, que estuvo en la conducción al principio del ciclo ruinoso y actualmente es muy crítico.

Fuente: Gentileza MDZ

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR