Guerrilla

Colombia: 1.200 guerrilleros se desmovilizaron durante el año 2013

Las Farc ya serían una amenaza con impacto nacional, y sus hombres están replegados en sus antiguos santuarios.

sábado 14 de diciembre de 2013 - 8:30 pm

Las Farc ya no son una amenaza con impacto nacional, y sus hombres están replegados en sus antiguos santuarios.

Esa es una de las principales conclusiones de un informe del Ministerio de Defensa que ha permitido delinear la nueva estrategia de guerra contra la guerrilla, que hoy se concentra en doce puntos concretos del país.

Según el informe, en los dos últimos años, la guerrilla perdió el 14 por ciento de sus hombres, lo que representaría cerca de 1.200 guerrilleros en armas. Ante las desmovilizaciones, capturas y muertes en combate, las Farc –dice el documento– han recurrido a las redes de apoyo al terrorismo, que son hombres de civil que se camuflan entre la población, pues ya no andan armados y uniformados y “de vez en cuando lanzan una granada o cometen una acción subversiva para hacer presencia”.[pullquote position=”right”]Colombia: 1.200 guerrilleros se desmovilizaron durante el año 2013[/pullquote]

El Ministerio reconoce que se han incrementado las acciones terroristas, pero señala que la intensidad y el impacto contra las comunidades de ese tipo de actividades han bajado. “Antes, ellos tenían la capacidad de tomarse pueblos, de armar carros bomba, de moverse por extensos territorios; ahora intentan hacer pequeñas acciones que hacen ruido, pero poco daño. Esos actos son cometidos por grupos de máximo cinco personas”, informaron fuentes del Ministerio de Defensa.

El documento señala que los ataques se han concentrado en 12 puntos del país, en los cuales se lleva a cabo la campaña Espada de Honor. Las autoridades los atribuyen a la intención de la guerrilla de aliviar la presión sobre sus puntos estratégicos.

Para los organismos de inteligencia, las Farc hoy tienen 122 estructuras con menos de 8.000 hombres, y solo la mitad lograron realizar al menos un atentado el año pasado.

COMENTARIOS