Judiciales

¿Cómo se enteró el padre que su hijo era el asesino de la estudiante chilena?

Lucas Ariel Ascona le contó a su hermana que había sido él el auto del homicidio, cometido en el barrio de Almagro en julio pasado

lunes 10 de noviembre de 2014 - 3:15 pm

Luis Ariel Ascona quedó detenido como principal sospechoso por el crimen de la estudiante chilena Nicole Sessarego Borquez, quien fue asesinada a puñaladas en julio pasado.

Ascona se presentó en la comisaria el sábado pasado, luego de que su hermana lo reconociera en las imágenes que tomaron las cámaras de seguridad en la estación Castro Barros de la línea A de subtes, en el barrio porteño de Almagro, donde se cometió el homicidio.

Roberto, el padre del principal sospechoso en el caso contó a C5N como se enteró de lo que habría hecho su hijo. “Yo el viernes estaba con un muchacho en el trabajo, vi el video en el noticiero de un chico que la seguía y ahí no me di cuenta de nada. Después llegué a mi casa y le digo a mi hija: ¿’Viste que hay un video del que la mató a la pobre chica chilena que vino estudiar acá? Y me dice ‘no, no vi nada”. Después a las 20 me acosté porque vine cansado del trabajo. Me despertó mi hija llorando y me dijo “papi, miralo, para mí es Lucas”.

“Yo le dije ‘no, no puede ser, ¿cómo va a ser Lucas?” y me dijo ‘sí papi, es Lucas. Más tarde vi el video y por la caminata me daba todo que era él, porque en el video no se le ve bien el rostro. Para mí es él por la forma de caminar y vestirse, por más que la mochila se vea medio nublada para mí es una que él usa. Entonces fui, hablé con él, se largó a llorar y no me quería decir nada”, agregó Roberto.

El padre, quebrado por la situación, contó que su hijo intentó suicidarse el fin de semana pasado. “Le vi cortes, le pregunté qué se hizo. Fui a hablar con mi hija para ver qué hacer. Es igual que vos, vino a estudiar. Yo no puedo vivir con esto”, le dijo Luis a su hermana.

“Doy mi vida por mis hijos. Pero teníamos que entregarlo. Me fui a la comisaría, pedí hablar con el oficial y le dije que traía a mi hijo porque era él el que había asesinado a la chica chilena”, aseguró el padre de Ascona.

Entre lágrimas, Roberto contó lo difícil que fue entregar a su hijo, quien era su orgullo. “Mi hijo  no toma, no se droga, no fuma. Ese era mi orgullo. Sólo se me ocurre que puede tener problemas psicológicos; no creo que la conociera a esa chica. La siguió e hizo lo que hizo”.

COMENTARIOS