Negocios con el Estado

Las tarjetas SUBE, un negocio millonario para los brasileños

La brasileña Valid SA se quedó con las últimas ocho contrataciones, una de las cuales fue realizada de manera directa, sin compulsa de proveedores

viernes 7 de noviembre de 2014 - 6:07 am

La empresa brasileña Valid SA vendió 15 millones de plásticos en los últimos cuatro años a Nación Servicios, una entidad del Banco Nación que maneja la operación del boleto electrónico.

Así lo confirmó el periodista Iván Ruiz de La Nación. La compañía se quedó con las últimas ocho contrataciones de Nación Servicios de manera consecutiva para proveer las SUBE. Un negocio que suma 15 millones de dólares en el que parece no tener competencia, aunque enfrentó a las más importantes empresas del sector.

Valid ganó el primer concurso allá por 2011. Fue para vender tres millones de tarjetas. Desde entonces, la firma brasileña ganó seis licitaciones más de manera consecutiva y fue beneficiaria de una contratación directa.

El salto se registró en 2013: le vendió a Nación Servicios 7,5 millones de SUBE en sus distintas variantes a través de una contratación directa, lo que generó un importante revuelo. “Entramos en un cuello de botella. Se nos había agotado el stock de tarjetas y se tuvo que salir a comprar de urgencia. Era un momento de mucha demanda en la calle y fue la única opción que tuvimos”, justificaron desde Nación Servicios.

El último concurso que ganó Valid fue adjudicado esta semana con un precio de casi el 10% superior al establecido en el pliego.

“Valid es una de las pocas empresas que tiene capacidad de entregar las tarjetas en el tiempo que necesitamos. Ese es el principal motivo por el que gana la mayoría de las licitaciones”, aseguraron las fuentes oficiales del boleto electrónico.

Nación Servicios es una empresa del Banco Nación que ejecuta las licitaciones para los insumos y el funcionamiento de la SUBE, como la compra de tarjetas, equipos instalados en los colectivos y servicios tales como el call center telefónico para resolver los problemas de los usuarios.

El organismo es comandado por Ángel De Dios, un santacruceño afín a Julio de Vido , que supo mantener sus funciones en el boleto electrónico pese al descontento de los distintos funcionarios que llegaron a Transporte, desde Ricardo Jaime hasta Florencio Randazzo . Junto a su hijo Rodrigo De Dios, brazo operativo en la gestión, los funcionarios manejan el flujo cash que mueve la tarjeta: $1000 millones por mes en concepto de viajes que se cobran por adelantado.

Las nuevas tarjetas vienen con publicidad oficial

tarjeta-sube

La SUBE tiene ahora un aspecto renovado. Los nuevos plásticos que se utilizan para viajar en transporte público tendrá ahora un diseño en tono celeste con algunos puntos blancos con imágenes e ilustraciones alusivas a la política ferroviaria del Gobierno que ejecuta el ministro Randazzo.

Además del habitual logo de Presidencia que aparece en el frente, los nuevos plásticos muestran en el dorso una imagen de los nuevos trenes que puso en funciones el kirchnerismo con la leyenda: “El Gobierno aporta dinero para bajar el costo de tu boleto”. Además, aparece el distintivo del Ministerio del Interior y Transporte, que diseñó los plásticos.

Una enorme ganancia

La firma brasileña entregará dos millones de unidades a un costo de 1,03 dólares más IVA. General Plastic Corp también ganó la licitación, pero por un millón de tarjetas a un valor similar. En los puntos de venta oficiales, la SUBE cuesta a 20 pesos. “En realidad se está pagando la mitad, porque el usuario abona por adelantado el saldo negativo de 10 pesos, que puede utilizar las veces que quiera. Es como un prepago. Otra cosa que suma costo es la personalización del plástico y la logística que implica que llegue hasta los kioscos”, explicaron las fuentes oficiales.

 

COMENTARIOS