YPF estatal

Increíble: Mientras la YPF estatal no para de aumentarla, en Estados Unidos la nafta es cada vez más barata

El combustible en las estaciones descendió a tres dólares el galón, el mínimo desde 2010. La causa fue la caída del costo del barril de petróleo

sábado 1 de noviembre de 2014 - 7:47 am

Ante la constante caída del costo del barril de petróleo, el precio promedio de la nafta a nivel nacional cayó 33 centavos durante octubre, y aterrizó ayer en los 3 dólares el galón de nafta (3,7 litros).

La imagen es tan sorprendente que junto con las fotos de los disfraces de Halloween, de increíbles paisajes y comidas especiales, los norteamericanos también intercambian fotos del acontecimiento: el cartel de la estación de servicio con el galón de nafta a menos de 3 dólares.

El jefe de analistas de petróleo del Oil Price Information Service, Tom Kloza, dijo que el precio promedio perforaría el piso de los 3 dólares a primera hora de hoy, por primera vez en cuatro años.

Cuando el precio nacional promedio del galón superó los 3 dólares, en diciembre de 2010, los conductores no creyeron volver a ver la cifra 2,99.

Es que ahora la demanda no está creciendo como se esperaba, e impulsando la oferta, varios países han encontrado la forma de acceder a nuevas y vastas fuentes de petróleo, especialmente Estados Unidos, y desde Medio Oriente sigue llegando el crudo.

Los cambios estacionales y otros factores seguramente harán rebotar el precio por encima de los 3 dólares mucho más pronto de lo que los conductores querrían, pero Estados Unidos va camino a tener el precio promedio anual más bajo desde 2010, y se espera que en 2015 sea incluso menor.

Varios factores ayudan a comprender el porqué de los precios bajos para la nafta y su impacto:

1) Los precios del crudo se descomprimieron. El petróleo cayó de 107 dólares el barril en junio, a cerca de 81 dólares actuales, debido a la gran oferta y a la pobre demanda. La producción de Estados Unidos se incrementó en un 70% desde 2008, y también aumentaron su producción Irak y Canadá. Al mismo tiempo, la demanda es menor de la esperada porque la economía mundial no termina de despegar.

2) En el pasado, cuanto más fuerte la economía de Estados Unidos, principal consumidor mundial de petróleo y combustible, más solía aumentar la demanda. Eso ya no ocurre. Los norteamericanos tienen autos más eficientes y sus hábitos de manejo están cambiando. Michael Sivak, del Instituto de Investigaciones del Transporte de la Universidad de Michigan, calcula que el pico de kilómetros recorridos y galones de nafta consumidos por hogar norteamericano se produjo en 2004.

3) Esa caída del precio le ahorrará 187 millones de dólares por día a la economía norteamericana y también hará aumentar las ganancias de los transportistas, aerolíneas y de toda aquella empresa con vendedores viajeros o que hacen entregas.

4) Todavía falta un año y medio para que sea más rentable comprar un Toyota Prius -más caro, pero de mejor rendimiento por galón- que comprar un Toyota Corolla.

5) El promedio del precio en Nueva York es de 3,37 dólares el galón, el más alto en Estados Unidos continental. Carolina del Sur y Tennessee tienen el más bajo: un promedio de 2,75 dólares.

6) Los políticos tratarán de darse crédito por la baja de precios o culparán al otro partido por no haber hecho que bajaran más. No hay que escucharlos. Hay pequeñas cosas que los políticos pueden hacer con un horizonte a largo plazo, como implementar estándares de ahorro de combustible o flexibilizar las regulaciones a las perforaciones, pero la caída de precios se debe principalmente a las fuerzas del mercado.

8) Una vez más, la nafta es más barata que la leche. En septiembre, el precio de la leche era de 3,73 dólares el galón. El promedio anual de la leche se encamina a ser más alto que el de la nafta por primera vez desde 2011. Y la brecha es aún más ancha para los amantes del agua mineral: una caja de una docena de botellas de litro y medio de Evian se vende a 38,99 dólares, es decir, a 8,20 dólares por galón.

COMENTARIOS