Policiales

Misterios y contradicciones del caso Damián Stefanini, el empresario desaparecido hace ya 15 días

Un socio destapó un oscuro entramado de relaciones financieras. Su supuesto rol como prestamista

viernes 31 de octubre de 2014 - 9:09 am

El caso del empresario desaparecido Damián Stefanini deja más dudas que certezas a los investigadores. No hay indicio alguno sobre adónde pudo haber pasado los últimos 15 días después de la última vez que se lo vio. Para quienes investigan el caso no hay dudas de que la desaparición fue planeada. Sobre lo que no se tienen certezas es si fue el mismo empresario el que se dio a la fuga, o si al asunto lo manejaron profesionales del crimen.

Lo que se sabe del caso

Antonella Ognio, la esposa con la que el empresario tiene una beba de seis meses, contó que su marido dirige una empresa que fabricaba sillas y sombrillas que se comercializaban en Punta del Este. Se mostró desconcertada y dijo que Stefanini “es una persona completamente transparente, no tiene ningún secreto ni problemas financieros”.

“Yo le atendía el teléfono, me mostraba todo, dejaba su iPad sin contraseña, es una persona transparente”, insistía su mujer ante los medios.

Su testimonio quedó pronto en el terreno de lo ingenuo. El automóvil Audi S4 negro, en el que Stefanini se movilizaba cuando fue visto por última vez, apareció 48 horas después de su desaparición en el barrio de Florida, Vicente López. Estaba a 20 metros de la casa de su contador, en el cruce de la calle Melo y las vías del Ferrocarril Mitre, sin trabas y sin batería. Un testigo vio a una persona bajarse del vehículo y asegura que no se parecía en nada al buscado empresario. El contador, por su parte, contó: “Ibamos a almorzar ese día, pero nunca llegó”.

La causa viró fuertemente cuando un testigo clave, quien se presentó como uno de los socios principales de Stefaninni, destapó un entramado de negocios ocultos. El hombre aseguró que un prestamista le estaba reclamando una suma muy importante de dinero al empresario. Además, sostuvo que la actividad principal no sería la fabricación de sombrillas, sino el armado de sociedades anónimas para canalizar fondos de origen “injustificable”. El detalle que brindó el supuesto socio indica que la persona con la que Stefanini mantiene una gran deuda es un reconocido empresario del mercado del dólar paralelo.

“Stefanini tenía asuntos financieros. Traía dólares del Paraguay y los cambiaba a 12 pesos por grandes sumas en la Argentina”, aseguró el periodista Jorge Boimvaser quien aseveró que el mismo día de la desaparición del empresario, el gobernador de Corrientes Ricardo Colombi -cercano al suegro de Stefanini- habría llamado al ministro de Seguridad Alejandro Granados para pedirle especial atención con este caso. “No decimos que Colombi estuviera involucrado en la maniobra, pero no la desconocía”, sostuvo el periodista.

Deja sospechas entre los investigadores el suegro de Stefanini, Horacio Ognio, de quien se sabe que estuvo vinculado a Carlos Carrascosa, acusado por el homicidio de María Marta García Belsunce. Este fue el primero en ofrecer una conferencia de prensa para hablar sobre la desaparición de su yerno, y aclaró cosas que nadie le había preguntado. Por ejemplo, dijo que no tenía ningún vínculo comercial con el empresario que, de nuevo, se dedicaba únicamente a la fabricación de muebles.

Los socios que declararon ante la Justicia desmintieron la versión del suegro. Ognio es dueño de una de las inmobiliarias más grandes de Corrientes, y su negocio fue asaltado en 2009 y 2011. En uno de los robos, los delincuentes fueron claros: “Sabemos que acá tenes mucha guita”.

Según relata el diario Perfil, los encargados de la causa sospechan que Stefanini podría administrar fondos paralelos de la inmobiliaria de su suegro, montos que usaba en su rol como prestamista. Intuyen, además, que sería difícil operar esa clase de negocios sin alguna complicidad del poder policial, judicial o político mirando para otro lado.

COMENTARIOS