Iglesia

La Iglesia informó que no tiene “datos escondidos” de la última dictadura militar

"En la Iglesia no hay datos escondidos sobre la dictadura. No tenemos una caja fuerte con documentos. No se esconde nada. Todo lo que se pueda aportar lo estamos haciendo" dijo el secretario general de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Enrique Eguía Seguí

viernes 31 de octubre de 2014 - 1:36 am

La Iglesia aseguró hoy que no tiene “datos escondidos” de la dictadura militar y destacó la relación de “confianza y cooperación” que mantiene con organismos de derechos humanos a fin de poder aportar datos que permitan la búsqueda de hijos sustraídos a madres desaparecidas.

El secretario general de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Enrique Eguía Seguí, dijo que esta situación es fruto de un proceso que comenzó “hace 6 o 7 años atrás respondiendo a los requerimientos de la justicia” y atribuyó los avances a un “cambio de perspectiva” de los organismos de derechos humanos sobre Jorge Bergoglio desde que fue elegido Papa.

“En la Iglesia no hay datos escondidos sobre la dictadura. No tenemos una caja fuerte con documentos. No se esconde nada. Todo lo que se pueda aportar lo estamos haciendo”, sostuvo en una rueda de prensa en la sede episcopal del barrio porteño de Retiro, donde se presentó la asamblea plenaria electiva de noviembre.

Asimismo, indicó que a través de un “mecanismo aceitado y que está funcionando bastante rápido” se solicitó a las diócesis que rastreen datos en los registros bautismales que puedan ayudar en las causas judiciales y en la búsqueda de las organizaciones de derechos humanos.

Eguía Seguí señaló que el presidente del Episcopado, monseñor José María Arancedo, mantuvo en los últimos meses dos encuentros con representantes de Abuelas de Plaza de Mayo, en uno de los cuales surgió la idea de grabar un spot televisivo.
En ese video, que comenzó a exhibirse el lunes, Arancedo pide a los católicos que se sientan “moralmente interpelados” a suministrar datos que puedan ayudar a restituir la identidad de cientos de bebés sustraídos ilegalmente durante la dictadura.

COMENTARIOS