Policiales

El crimen de una remisera que se resolvió de una manera insólita

La mujer, que había salido a buscar a un pasajero, apareció con un tiro en la nuca en un descampado

jueves 30 de octubre de 2014 - 7:10 am

Alicia Rodríguez de Lehr tenía 71 años, era remisera y había desaparecido el domingo en la localidad pampeana de Guatraché cuando salió en un viaje a buscar a un pasajero. Ayer, su cuerpo fue hallado al costado de una ruta provincial en cercanías de Darregueira. La habían asesinado de un tiro en la cabeza y su Peugeot 207 no aparecía por ningún lado. Hasta que en un control vehicular de Bahía Blanca demoraron a un joven de 24 años borracho y le secuestraron el auto: era el de la mujer muerta. Está detenido.

Todo comenzó el lunes a la mañana, cuando los hijos de Alicia Rodríguez de Lehr denunciaron su desaparición cuando no pasó a buscar a un pasajero que tenía programado a las 7.

Unas dos horas después ese mismo lunes pero en Bahía Blanca, Rodrigo Breitelztein, de 24 años, era demorado por la Guardia Urbana de Bahía Blanca cuando circulaba ebrio a bordo del Peugeot 207.

El control de alcoholemia a Breitelztein le dio 1,7 gramos de alcohol en sangre cuando lo permitido para conducir es 0,5 y, entonces, le secuestraron el vehículo y le sacaron el registro. Lo curioso es que los canales de noticias locales hasta le hicieron una nota y él admitió haber estado bebiendo fernet la noche anterior.

Mientras tanto se intensificaba la búsqueda de Alicia Rodríguez de Lehr hasta que ayer por la tarde su cuerpo fue encontrado a un costado de la ruta provincial bonaerense 76, que une Guatraché con la localidad bonaerense de Darregueira. Tenía un tiro en la nuca y no había rastros del auto, un Peugeot 207 modelo 2012, que usaba para trabajar. El arma homicida estaba junto al cadáver.

Según los primeros datos con los que cuentan los investigadores, Breitelztein habría solicitado el remís el domingo para viajar desde Guatraché hacia Darregueira, donde vive. Alicia Rodríguez de Lehr fue quien acudió a buscarlo.

Cuando allanaron la casa de Breitelztein y se lo llevaron detenido, el sospechoso relató que “estaba bajo los efectos de alguna sustancia y habría intentado asaltar” a la remisera. “La mujer se habría resistido y se le habría escapado un tiro”, dijo el jefe de la Unidad Regional III de la Policía de La Pampa, comisario mayor José González.

El jefe policial también contó: “Aparentemente cuando bajó el cuerpo del auto y la intentó ocultar en los pastizales se le cayó el arma”. Los investigadores creen que, tras cometer el crimen, Breitelztein manejó hasta Bahía Blanca, donde se emborrachó y fue demorado por inspectores de tránsito.

COMENTARIOS