Sociedad General

Condenan a cadena perpetua a una mujer quechua que no sabía por qué estaba presa

Reina Amaraz fue juzgada y condenada por el homicidio de su esposo y durante el proceso judicial no pudo defenderse debido a que no comprendía el idioma. Cuando conoció la decisión judicial, dijo: "Yo no hice nada. ¿Por qué me condenan?"

miércoles 29 de octubre de 2014 - 5:16 pm

Reina Maraz, quechua parlante de origen boliviano, fue condenada a prisión perpetua por un tribunal bonaerense por el asesinato de su marido, en un proceso judicial en el que ella no pudo defenderse hasta que tuvo una intérprete de su lengua para relatar que era víctima de violencia de género.

En 2010, Maraz denunció en una comisaría de Florencio Varela la desaparición de su marido, Limber Santos, con quien había migrado desde Bolivia junto a sus dos hijos.

Cuatro días después de la denuncia, apareció el cuerpo de Santos enterrado en el fondo de un terreno en el que ambos trabajaban. Ella fue detenida por la policía como la principal sospechosa de la muerte de este hombre de origen boliviano.

También estuvo preso Tito Vilca, un vecino de Santos que peleó con él por cuestiones de plata. Finalmente Vilca falleció en la cárcel sin poder dar testimonio de los sucedido aquél 16 de noviembre de 2010.

La teoría de la fiscalía fue que la mujer y Vilca asesinaron a Santos ahorcándolo porque querían robarle dinero.

Finalmente el Tibunal Oral 1 de Quilmes condenó a prisión perpetua a Maraz por homicidio agravado por alevosía y premeditación. El abogado de Maraz aseguró que el fallo no es justo, debido a que su cliente no pudo defenderse de las acusaciones, ya que no comprendía la lengua.

“Cuando tuve las primeras entrevistas en la cárcel de Olmos con ella creía que me entendía, pero no era así. Fue gracias al trabajo de la Comisión Provincial de la Memoria que consiguió una intérprete y así pudimos avanzar para que comprendiera sus derechos y pudiera explicar lo que pasó”, contó el abogado.

La mujer, cuando conoció la decisión judicial, dijo: “Yo no hice nada. ¿Por qué me condenan?”.

La condena de Maraz fue resuelta gracias a los relatos de su hijo mayor, de 5 años de edad, quien aseguró que su madre y Tito Vilca habían asesinado a su padre.

Los fundamentos del Tribunal Oral de Quilmes se conocerán el próximo 11 de noviembre.

COMENTARIOS