Caso Ciccone

Boudou busca apartar al juez Lijo de la causa Ciccone y lo vincula con Scioli y Brito

Presentó la apelación en la que acusa al juez de no ser imparcial y de mostrar un "interés selectivo"; lo vinculó con el gobernador bonaerense y con el banquero

lunes 27 de octubre de 2014 - 6:55 am

El vicepresidente Amado Boudou quiere que aparte al juez federal Ariel Lijo del caso Ciccone. Para lograrlo apuntó, aunque sin nombrarlos, al gobernador Daniel Scioli y al banquero Jorge Brito.

Ambos quedaron expuestos en las copias escaneadas de dos artículos periodísticos que la defensa de Boudou incorporó a su largo escrito ante la Cámara. Uno es de LA NACION y el otro de Ámbito Financiero. Ambos aluden a la fiesta con la que Lijo celebró su segundo casamiento, con el gobernador bonaerense y con el dueño del Banco Macro como sus invitados de honor.

El objetivo real de Boudou es argumentar que Lijo muestra un interés “selectivo” por investigar el caso Ciccone de un modo que lo perjudica a él, pero sin ahondar en la ruta del dinero -en la que Brito, su hijo homónimo o el ex banquero Raúl Moneta, entre otros, podrían terminar implicados- ni hurgar en otras potenciales ramificaciones políticas. O que, incluso, es amigo del abogado de los Ciccone, Marcelo Ruiz. Por tanto, argumenta la defensa de Boudou, no es imparcial y debe ser apartado de la investigación.

Junto a Boudou deslizan, en cambio, que el propio Lijo identificó un número de teléfono que pertenece a Scioli desde hace años en la página 102 de la resolución por la que procesó a Boudou, pero que, a diferencia del análisis que sí desarrolló sobre otras líneas telefónicas, optó por dejarlo ahí. “Si hubiera querido investigar, se habría encontrado con llamadas entre varios miembros de la familia Ciccone y ese número de Scioli”, dijo un allegado a Boudou.

En el caso de Brito, en tanto, cerca de Boudou recordaron que tanto el fiscal Jorge di Lello como la Cámara Federal en su anterior intervención en el expediente le indicaron al juez Lijo que debía investigar la llamada “ruta del dinero” que sirvió para financiar el desembarco de la sociedad The Old Fund como nueva controlante de la ex Ciccone Calcográfica.

Tanto Di Lello como uno de los camaristas, Eduardo Farah, fueron más lejos. Le pidieron citar como testigos o incluso a indagatoria a Brito y a uno de ex colaboradores, Máximo Lanusse, quien salió del Macro para asumir como número dos de Ciccone junto al supuesto testaferro de Boudou, Alejandro Vandenbroele.

La defensa de Boudou quiere que se ahonde en el posible vínculo que medió entre Brito -o su hijo, también llamado Jorge- y los Ciccone, cuando Lanusse asumió en la imprenta. “Hay no menos de una docena de llamados telefónicos de los Ciccone a la presidencia del Macro por esos días. ¿Por qué?”, desafiaron.

COMENTARIOS