Naturaleza

El glaciar, en riesgo: la represa que el Gobierno quiere construir afectará la famosa “ruptura”

Los expertos coinciden en que la hidroeléctrica Nestor Kirchner va a afectar los derrumbamientos del Glaciar Perito Moreno, pero la empresa constructora se niega a escuchar. Los estudios de impacto ambiental no se realizarán hasta que comience la construcción

domingo 26 de octubre de 2014 - 8:51 pm

Los días parecen contados para el Glaciar Perito Moreno. El monumento natural podría sufrir daños irreparables por la represa Presidente Néstor Kirchner, que comenzará a levantarse sobre el río Santa Cruz, que alimenta de las aguas del Lago Argentino. Según ambientalistas y especialistas, la hidroeléctrica podría provocar que la “ruptura” -el espectáculo que atrae turistas de todo el mundo y vuelve único al glaciar- ya no vuelva a suceder. La empresa constructora niega este posible efecto e informa que el estudio de impacto ambiental se iniciará con las obras. Los ambientalistas ya juntan firmas para pedir que se espere su resultado para iniciarlas.

“El nivel del agua del lago va a estar regulado por el funcionamiento de la represa”, explica el ingeniero Gerardo Bartolomé, un conocedor de represas. Después de hacer un estudio sobre los planos asegura que “en un día el nivel del agua podría subir o bajar con una diferencia entre 10 ó 15 centímetros. La oscilación puede producir una corriente en el frente del Perito, que aceleraría la cantidad de pequeños derrumbes. El glaciar así tendrá dificultad para avanzar y tocar la costa de la Península de Magallanes y los grandes derrumbes de cada 4 u 8 años podrían no llegar a producirse”.

Bartolomé después de estudiar el posible impacto creo una petición para juntar firmas en www.change.org/represayglaciar y así solicitar que el estudio de impacto ambiental -que exige la Ley General del Ambiente- se haga antes de que se inicien las obras. A su iniciativa se unieron grupos ambientalistas.

Pero Bartolomé no es el único que se opone a la represa: desde la ong “Calafate al Natural” sostienen que la construcción y funcionamiento del monstruo de cemento provocará un cambio en los ambientes naturales.

tumblr_ne25l9bPBJ1rf9hn3o1_1280

“En caso de construirse tal como está pensada, una parte del lago que da sobre el pueblo (El Calafate) quedaría permanentemente cubierto con agua. En invierno ese sitio se congela y se usa para patinar y, en verano, está casi sin agua y es donde anidan unas 90 especies de aves”, explicó a Clarín Malena Biccio de “Calafate al Natural”. Desde la organización también piden que el estudio de impacto ambiental se realice antes. “Creemos que si bajan la cota del dique en dos metros sería mejor”, sostiene.

En Electroingeniería explican que “en algunas informaciones trascendidas existe una confusión con los proyectos desarrollados en los 70, que sí preveían una afectación a los niveles del Lago Argentino, cosa que ya ha quedado totalmente descartada”. Además informaron que “el cuidado del Perito Moreno ha sido una preocupación del Estado antes que de los ambientalistas” y que a ellos “los ocupa y preocupa”. Sostienen también que la Provincia aprobó la factibilidad ambiental y que la operación del embalse respetará el nivel del Lago. Bartolomé rebate esa idea al explicar que el problema no será el nivel del agua sino la alta velocidad de variación. La polémica está abierta. La construcción de las represas la genera en todas partes. En 2010, el ex presidente Lula anunció el inicio de la obra de Belo Monte en la selva brasileña. El estudio de impacto ambiental para la que será la tercera hidroeléctrica más grande del mundo duró cuatro años.

“La era de las mega represas debe terminar. Su impacto devastador fue reconocido por Naciones Unidas. Borrar del mapa a nuestro increíble río Santa Cruz sumado al riesgo para el glaciar es intolerable. Admiten que no hay estudio de impacto ambiental y dicen que lo harán con la obra, es ridículo”, dice Emiliano Ezcurra de Banco de Bosques. El tiempo corre para el glaciar.

COMENTARIOS