Reforma del Código Penal

Grave: La reforma procesal penal habilitaría a Gils Carbó a repartir causas sin sorteo

El nuevo Código daría atribuciones a la procuradora general para redistribuir los casos, incluso los existentes, a fiscales de su confianza

domingo 26 de octubre de 2014 - 8:06 am

Un artículo de la reforma del Código Procesal Penal reaviva la polémica entre opositores ya  que habilitaría a la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, a saltearse el sistema de sorteo para asignar las investigaciones y repartir casi a dedo las existentes.

El artículo que encendió la alarma es el número 34 del anexo II, que señala: “Facúltase al procurador general de la Nación y al defensor general de la Nación a disponer lo concerniente a la forma en que se hará la asignación de nuevas causas a las fiscalías y defensorías creadas en esta ley, como así también la distribución de las existentes”.

Según especialistas, de mantenerse la redacción del artículo, la procuradora k podría redistribuir los casos en trámite según su deseo, direccionando las causas ligadas a fiscales de su confianza, incluso las referentes a casos anteriores.

Actualmente, cuando una causa ingresa a los tribunales, la misma se se sortea entre los juzgados que tienen un turno previamente asignado con las diversas fiscalías.

El fiscal de la Cámara Criminal y Correccional, Ricardo Sáenz indicó: “No comparto lo que dice, porque así como se exige que el juez sea designado antes del hecho, también debería ser de la misma forma con el fiscal. Manipular de esta forma la designación de fiscales me parece muy peligroso”.

Por su parte, el doctor Jorge Rizzo, ex presidente del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, sostuvo: “Esto tiene que ir a bolillero, no dar la posibilidad de que alguien meta el dedo intencionalmente. Le da un poder demasiado grande a los fiscales para decidir qué causa se sigue y descartar otras”, afirmó.

Desde la otra vereda, el fiscal de la Casación y miembro de Justicia Legítima, Javier De Luca, desestimó las opiniones de sus colegas y afirmó que “ningún sistema acusatorio puede funcionar con un fiscal natural”. Y señaló que “ni en la Ciudad de Buenos Aires funciona así”.

Además, cargó contra los fiscales que critican el código “por intereses”. Apuntó que “ésta es una discusión que recién empieza, hay que estar tranquilos. El proyecto de reforma es un código muy conservador, muy tradicional”.

COMENTARIOS