Naturaleza

¿Qué pasaría si las cucarachas desaparecieran?

Todos desean la extinción de las cucarachas, y sin embargo estos detestable insectos son cruciales para la vida del medio ambiente. Viscosos, ¿pero útiles?

sábado 25 de octubre de 2014 - 9:32 pm

Hace falta nada mas verlas para que algunos pongan el grito en el cielo. Son marrones, coloradas, negras, y nos dan un profundo asco porque, además de su mal aspecto, son transmisoras de enfermedades. Odiamos encontrarlas en nuestras casas, pero ¿qué ocurriría si las cucarachas desaparecieran de la Tierra?

Las cucarachas son uno de los insectos más numerosos que existen, tanto en variedad de especies como en número. Aunque no se sabe a ciencia cierta la cantidad de especies que hay, se estima una población de entre 5.000 y 10.000 cucarachas y sus representantes se encuentran por todos lados, desde las ciudades y otros sitios donde el hombre las atrae por la alta producción de desperdicios, hasta los bosques tropicales, las zonas desérticas, los pantanos e incluso zonas costeras.

cucarachas 2

Las cucarachas, como todos los seres vivos y particularmente los insectos, son una fuente de alimentos de gran importancia para criaturas como por ejemplo las aves, los mamíferos insectívoros, los anfibios y otros insectos e incluso, en ciertas culturas (aunque no en la nuestra), también para los seres humanos.

Como no son la base de la dieta de ningún animal, al desaparecer las cucarachas no habría peligro de extinción de ninguna especie, pero sí se verían reducidas sus posibilidades de sobrevivir y disminuirían sus poblaciones de manera importante, por lo que otros insectos plagas podrían multiplicarse al alterarse el equilibrio ecológico de los ecosistemas.

Un ejemplo concreto sería la reducción de las poblaciones de ratones y ratas, de los que una parte importante de su dieta se compone de cucarachas. Si bien tampoco somos fanáticos de estos pequeños roedores, debemos entender que la reducción de sus poblaciones silvestres provocaría daños enormes en poblaciones de animales como las águilas y otras aves de presa, los felinos, los coyotes, los lobos, y muchos reptiles.

Por otro lado, estos crujientes insectos contribuyen al ciclo del nitrógeno, algo vital para el funcionamiento del planeta. Las cucarachas se alimentan de materia orgánica en descomposición, que retiene en su estructura grandes cantidades de nitrógeno, y al ser consumido constantemente por millones y millones de cucarachas, pasa por el tracto digestivo del insecto convirtiéndose en heces. Al caer en la tierra, liberan más fácilmente los productos nitrogenados que luego son aprovechados por las plantas, garantizando así la salud de los bosques, las praderas y demás ecosistemas y con ello indirectamente a todos los habitantes de los mismos.

COMENTARIOS