Corrupción

Encuentran nexos entre la causa de la efedrina, la ruta del dinero K y Sueños Compartidos

Se conocieron una serie de hechos que conectan las tres denuncias más graves contra el Gobierno Nacional. Todos los detalles

sábado 25 de octubre de 2014 - 10:09 am

Una serie de hechos pone en relación tres de las denuncias más graves en contra del Gobierno Nacional: la causa de la efedrina, la ruta del dinero K y la fundación Sueños Compartidos.

Para empezar, hay que remontarnos a septiembre de 2008, cuando el extinto diario Crítica publicó una noticia que mencionaba a un importador proveedor de efedrina. Un mes atrás habían asesinado a los jóvenes Sebastián Forza, Leopoldo Bina y Damián Ferrón en General Rodríguez, que se supone que fueron asesinados en el partido de Quilmes.  El misterioso importador de efedrina era un quilmeño, Guillermo Raúl Ascona quien trajo al país 1.900 kilos del precursor químico durante el 2007.

Ante las autoridades de la Sedronar, Ascona reconoció que lo habían contactado para trabajar en nombre de otra persona.

Él hombre también formó parte de varias sociedades anónimas. Una de ellas era Global Trading and Finance, cuyo objetivo comercial era la compraventa y locación de inmuebles. Es decir que Ascona era tetsaferro.

El 4 de mayo del 2006, según el boletín oficial, formó M.F.P.A. junto con Eduardo Raúl Koval con dirección en Santiago del Estero al 200 en Capital Federal. Su objetivo comercial eran los servicios de salud.

Ahora bien, hay otro Koval en esta historia. Fernando Luis es un contador que el 26 de febrero del 2010 certificó la compra del 90% de la empresa Meldorek a Sergio Schoklender. Su nombre apareció nuevamente en la empresa Tersina Financial junto con Berta Acoca de Patton, una mujer panameña.

Ella era directora de SGI Argentina S.A., en su sucursal panameña, como descubrió el periodista Andrés Ballesteros quien investigó la ruta del dinero K internacional. SGI funcionaba en la famosa Rosadita, en Puerto Madero, cuyo gestor era Federico Elaskar y manejaba fondos, entre otros, de Lázaro Báez, sus hijos y su empresa insignia Austral Construcciones.

Patton nació el 13 de octubre de 1955, reside en Costa del Este. Koval siguió su camino y formó parte, brevemente, de Madeka S.A. y también de KP Developers y Navsol Meat. En el 2012, autorizó a Trascopier S.A. a aumentar su patrimonio de 100 mil pesos a 5 millones y en marzo del 2013, hizo lo propio con Aller Atucha S.R.L., de $2.200.000 a $3.224.000. Así lo informó el sitio Seprin.

La trama, cada vez más imbrincada, roza las principales causas por corrupción del Gobierno Nacional

COMENTARIOS