Brote de Ébola

Nueva York: detectan el primer caso de ébola y temen que se expanda

Se trata de Craig Spencer, un médico había estado trabajando en Guinea con la organización Médicos Sin Fronteras

viernes 24 de octubre de 2014 - 2:05 am

Un doctor que regresó recientemente a la ciudad de Nueva York después de atender pacientes de ébola en países del oeste de África llamado Craig Spencer dio positivo a pruebas de detección del virus, dijeron el jueves autoridades. De esta manera, es el primer caso confirmado de un paciente con ébola en dicha ciudad.

Las autoridades recibieron notificación de los resultados de las pruebas preliminares e informaron a la agencia de noticias The Associated Press, pero no estaban autorizados a discutir el caso públicamente antes de una conferencia de prensa programada para la noche del jueves.

El doctor había estado trabajando en Guinea con la organización Médicos Sin Fronteras. Regresó hace más de una semana y el jueves presentó fiebre y diarrea. Estaba siendo atendido en una sección aislada del Hospital Bellevue de Manhattan, un centro designado para el tratamiento del ébola.

El apartamento del doctor en Harlem ha sido acordonado. Los detectives médicos de la ciudad han estado rastreando a sus contactos para identificar si alguno podría estar en riesgo.

“Servicios de emergencia transfirieron al Hospital Bellevue a un paciente que presentó síntomas febriles y gastrointestinales. El paciente es un trabajador humanitario que volvió a los Estados Unidos en los últimos 21 días desde uno de los tres países que se enfrentan al brote del virus”, dijeron oficiales de la ciudad.

Spencer notificó a la organización cuando empezó a tener fiebre. A su vez, esta se puso en contacto con el Departamento de Salud de Nueva York, el cual se hizo cargo del cuidado del doctor, según informa CBS.

El Hospital Bellevue es uno de los ocho centros médicos de Nueva York con unidades especializadas en el tratamiento del ébola. Los resultados de los estudios tardarán alrededor de 12 horas en completarse.

Como una medida adicional de precaución, el Departamento de Salud rastreará a toda persona que haya entrado en contacto con Spencer para someterla a estudios, pero aseguró que las probabilidades de que el neoyorkino promedio contraiga la enfermedad son extremadamente bajas.

Por el momento, ocho pacientes son o han sido tratados en Estados Unidos. De ellos, el único que no sobrevivió fue el liberiano Thomas Eric Duncan, quien falleció el 8 de octubre. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 4.900 personas han muerto desde el inicio del brote en África Occidental.

Fuente: AP

COMENTARIOS