Sociedad General

Un chico de siete años está al borde de la muerte por aspirar purpurina

Mauro, el pequeño santiagueño, estaba jugando con un silbato y le colocó purpurina en los orificios, cuando aspiró para poder soplar, este producto se esparció y le ingresó por la nariz y por la boca

jueves 23 de octubre de 2014 - 11:01 am

Un pequeño de siete años de Santiago del Estero está internado en grave estado por haber aspirado purpurina sin querer mientras realizaba tareas escolares en su asa. Su madre, resignada, afirma que “ya no tiene esperanzas”.

“La situación lamentablemente no se puede revertir, se están tomando medidas de sostén”, confirmó El Liberal, López Cruz del CEPSI Eva Perón y contó que “la purpurina está compuesta por metales como el cobre y el zinc, que son los que están complicando la salud del menor”.

Mauro, relató su mamá, estaba jugando con un silbato y le colocó purpurina en los orificios. Cuando aspiró para poder soplar, este producto se esparció y le ingresó por la nariz y por la boca.

Al tiempo empezó a manifestar problemas respiratorios, por lo que sus padres lo llevaron al centro de asistencia donde lo trataron, estabilizaron y lo regresaron a su casa. Pero al día siguiente el cuadro se agravó y lo llevaron nuevamente al CEPSI, donde permanece internado en un estado muy delicado.

Berta Banegas, su madre, contó: “Mi hijo está mal, grave. Hizo un paro el martes, y tiene dañado el cerebro y los riñones están dejando de funcionar. La purpurina se adhirió a los pulmones. Yo pedí el traslado, pero me dicen que es imposible porque puede morir si lo mueven de la camilla”. Y exclamó: “Si es el tercer caso en el país, por qué no se prohibió su venta desde el principio, en el primero”.

La medica Gabriela López Cruz diferencio la “purpurina” de la “brillantina” al decir que “la partícula de la purpurina es mucho más pequeña, por lo que aumenta el riesgo de aspiración, por esto las partículas pasaron a la parte final del pulmón y a la sangre del paciente, lo que provocó esta intoxicación grave”.

“Al pasar a la sangre, se distribuye a todo el organismo, y provoca básicamente que la sangre no oxigene bien, por lo que el paciente tiene que estar con oxígeno permanentemente, es decir la sangre pierde la capacidad de transportar el oxígeno y las células no pueden usarlo”, reveló

Acerca del estado de salud de Mauro dijo que  “pasan las horas y el cuadro se agrava porque los órganos se van deteriorando. La situación lamentablemente no se puede revertir, sí se están tomando medidas de sostén, que es la respiración artificial y la protección de los órganos; la gravedad está centrada en el compromiso de los órganos nobles, como el cerebro, el pulmón, riñón”.

COMENTARIOS