Inflación

Los pesos se derriten y las heladerías premium anuncian nuevos aumentos

En las cadenas más conocidas, el kilo ya cuesta $160, y se espera un nuevo aumento para noviembre y diciembre, la temporada alta de este mercado. Las marcas dicen que buscaron no superar la inflación y que el consumo se desestacionalizó

jueves 16 de octubre de 2014 - 1:30 pm

Con la llegada del calor, y a tan sólo unos días del comienzo de su “temporada alta”, los precios de los helados se mueven entre los
$ 150 y $ 160 el kilo en las principales heladerías, entre un 23% y 27% más caros que el año pasado, cuando estaban entre los $118 y $130. En la cadena Freddo, que alcanzará los 180 locales durante el 2015, el kilo se vende actualmente a $ 160, con una inflación del 23% respecto del año pasado. En Persicco sucede lo mismo: pasó de $ 118 a $ 150, registrando un aumento del 27%.

“Somos referente de mercado en precio y, si bien no es el helado más costoso en la plaza, acompañó el precio de las materias primas sin resignar calidad pero con la condición de no superar la inflación. Este año vamos a tener tres aumentos del 8%, el último se estará completando en noviembre”, explicó Christian Schiavo, gerente de Expansión de Persicco. La cadena tiene 22 locales, entre propios y franquicias, y espera abrir otros ocho antes de terminar el año. “Tenemos un leve crecimiento en los locales gracias al delivery, con un incremento del 70% en los pedidos”, agregó.

Las heladerías “boutiques”, de tendencia en los últimos tiempos, ponen énfasis en el diseño de sabores sofisticados y combinaciones extrañas, compiten en precios con las grandes cadenas. En Arkakao, con locales en Recoleta y avenida Santa Fe, un kilo cuesta $ 132 y en Buffala, $ 145. Mientras que en las chocolaterías premium –que también se sumaron al negocio del helado– los precios van de $ 170 a $ 185 (Vassalisa y Compañía de Chocolates, respectivamente) y prevén realizar nuevos aumentos en los precios.

“La política de la empresa es evitar que el impacto en la suba de costos se traslade de manera completa al consumidor. Los precios evolucionan de acuerdo a los costos”, señaló Sergio Gratton, director general de Freddo, que destacó que el helado ha dejado de ser un producto de verano.

En el otro extremo del mercado, las cadenas industriales tienen helado por menos de la mitad de esos precios. En este segmento se destaca la cordobesa Grido, con más de 800 locales en todo el país, ahora también con locales en la ciudad de Buenos Aires, donde el kilo se vende a $ 68.

El año pasado, la Asociación Fabricantes Artesanales de Helados y Afines (Afadhya) realizó una investigación sobre el consumo de helado en la Argentina y comprobó que el promedio de consumo de helado artesanal durante los meses fríos es de uno y medio por mes (1,6 helados), lo que muestra la “desestacionalización” del producto. El objetivo de la asociación es alcanzar las 6 unidades por mes para la temporada alta.

Con todo, hay algunas diferencias según el momento del año: en los meses fríos ganan los formatos térmicos (por peso) mientras que los formatos por unidad son más vendidos en los meses cálidos. Sin embargo, en el último tiempo, el “cuarto de kilo” le ganó en preferencias a los cucuruchos, según las heladerías adheridas.

“El consumo se mantiene, pero se ha perdido la rentabilidad. Hoy un kilo está entre $ 140 y $ 150 y para esta época el año pasado estábamos en $ 110 y $ 120. Los lácteos aumentaron más. Además, firmamos una nueva escala salarial con 35% de aumento”, advirtió Gabriel Famá, secretario de la Afadhya. Aunque aseguró que hay una tendencia hacia un consumo de helado de calidad y los clientes no miran tanto el precio, sino la relación precio-calidad.

COMENTARIOS