La ruta del dinero K

Fondos buitres piden investigar en EE.UU. vínculos entre Cristóbal López y la familia Kirchner

La meta es pedir que se embarguen fondos del empresario en el extranjero para cobrar parte de la deuda y presionar al Ejecutivo a apurar un acuerdo

jueves 16 de octubre de 2014 - 12:28 pm

El multimillonario Paul Singer presentó, a través de su fondo “buitre” NML, una demanda en los tribunales de Nevada, Estados Unidos, para que se investiguen los “vínculos irregulares” entre el empresario Cristóbal López y la familia de la presidenta.

En la presentación, NML asegura que tiene información de que López pudo hacerse de millones de dólares provenientes de fondos públicos (que ahora estarían “escondidos alrededor del mundo”) gracias a los “vínculos” con Cristina Kirchner y su esposo fallecido, Néstor.

Leer más: Holdouts: la ruta del dinero K y un antecedente internacional condiciona los pasos a seguir de Cristina Kirchner

Singer exige que Val de Loire, una empresa con sede en Nevada vinculada con López y su negocio de casinos, ofrezca información sobre las relaciones tanto con los Kirchner como con otro empresario cercano al poder, Lázaro Báez, además de con otras 17 personas y seis entidades vinculadas al empresario kirchnerista.

Según el expediente, “López ha sido objeto de intensa investigación en la Argentina. Al igual que en el caso Báez, se lo tacha de haberse beneficiado de forma irregular de su relación con Néstor Kirchner”, y “la documentación a la que se tuvo acceso prueba que, al menos en forma periódica, Val de Loire hacía negocios con alguna de las 123 empresas que integran el conglomerado que se adjudica al empresario Báez”.

Lo que busca el fondo NML es pedir  judicialmente la presentación de información y documentos cuando se sospecha que detrás de ello hay bienes públicos que fueron indebidamente apropiados por terceros, bajo la figura de “discovery”. Si tras la investigación las sospechas fuesen ciertas, los fondos buitre podrían iniciar un expediente paralelo para intentar embargarlos y, con ello, cobrarse parte de la deuda que el Estado argentino se niega a pagar.

COMENTARIOS