Internacionales

Metanfetamina, la droga secreta y preferida del ejército nazi

Descubren que los soldados alemanes consumían el alucinógeno para no quedarse dormidos y permanecer alerta por largos períodos de tiempo.

miércoles 15 de octubre de 2014 - 2:58 pm

Se conoció hoy que no sólo Adolf Hitler usaba metanfetamina recetada por sus médicos. También se suministraba la droga a los soldados alemanes regularmente, para lograr mantenerlos despiertos y alertas durante hasta 48 horas.

La sustancia, creada en 1919 en Japón, era repartida por esta nación y Alemania entre sus soldados para avivarlos, como estimulante durante las largas horas de guardia y defensa en las trincheras cuando se encontraban exhaustos. “La metanfetamina afecta el sistema nervioso central. Es un polvo blanco, cristalino, sin olor, y con sabor amargo que se disuelve fácilmente en agua o licor”, explica el National Institute on Drug Abuse.

Leer más: El gobierno de Austria alquila la casa natal de Adolf Hitler

Para algunos oficiales nazis, sin embargo, el consumo de la droga representaba un problema, por su componente alucinógeno tanto visual como auditivo interno. “La metanfetamina provoca alteraciones nerviosas. Es decir, que la persona esté constantemente alerta, en tensión. También existe el riesgo de que una persona sufra un brote psicótico tras tomarla, aunque estos se producen normalmente a largo plazo y cuando el consumo es constante”, sentencia Emiliano Corrales, director de la clínica Cazorla (especializada en salud mental y en todo tipo de adicciones).

La droga, que hizo famosa por su efecto estimulante, porque reduce el cansancio (algo esencial para los soldados de la Segunda Guerra Mundial,para quienes mantenerse despiertos podía significar la diferencia entre vivir o morir) produce varios efectos secundarios. “Es muy común que esta sustancia produzca insomnio y falta de apetito mientras se consume. Es una droga que, en cierto modo, pudo ser muy útil durante aquellos años, pues permitía a los combatientes estar con los ojos abiertos durante muchas horas seguidas (hasta 48) y, después, irse a descansar”, completa Corrales.

COMENTARIOS