Copa Sudamericana

En su debut en la Sudamericana, Lanús cayó en Paraguay ante Cerro Porteño

Oscar Romero, marcó los dos tantos para el local, mientras que el "Granate" descontó con un gol de Santiago Silva descontó

martes 14 de octubre de 2014 - 10:29 pm

Lanús sufrió esta noche una ráfaga de tres minutos en el segundo tiempo y perdió ante Cerro Porteño 2-1 el juego de ida por los octavos de final de la Copa Sudamericana que se desarrolló en el Estadio Defensores del Chaco, en Asunción.

El cotizado Oscar Romero fue clave para los paraguayos ya que logró los dos goles que pusieron en ventaja a su equipo, a los 15 y 18 minutos del segundo tiempo. El descuento lo aportó el uruguayo Santiago Silva, a los 27.

En el tramo final del cotejo el Granate pudo haber empatado por un cabezazo de Matías Martínez que atajó Diego Barreto, pero también los guaraníes estuvieron a punto de estirar la diferencia porque, tras un tiro libre de Jonathan Fabbro que se desvió en la barrera, Matías Ibáñez reaccionó e hizo pegar la pelota en el poste derecho.

De todos modos, Cerro Porteño fue un ganador merecido de este cotejo, aunque la semana próxima llegará con la llave abierta al desquite que se realizará en el Estadio Néstor Díaz Pérez, en procura de una plaza en los cuartos de final.

En el primer capítulo el actual campeón de la Sudamericana, Lanús, dispuso de un desborde de Santiago Melano por la derecha y el centro rasante del cordobés fue conectado de primera por Iván Bella, pero el balón dio en la base del poste izquierdo de Barreto. El equipo de los mellizos Guillermo y Gustavo Barros Schelotto causó una impresión favorable en los minutos iniciales, pero luego el anfitrión se convirtió en el dominador de las acciones y también tuvo escenas como para quebrar la paridad.

En el segundo segmento al conjunto de Leonardo Astrada lo activó el ingreso de Roberto Gamarra, a los 11 minutos, en reemplazo de Sergio Díaz.

Y, justamente, de dos jugadas de Gamarra por la derecha se gestaron los dos goles de los anfitriones.

El primero llegó como consecuencia de un desborde y centro hacia del recién ingresado que rechazó Martínez de un modo defectuso. La escena la aprovechó Oscar Romero para dominar la pelota con el pecho y fusilar a Ibáñez.

Tras ser habilitado desde la derecha, Silva recibió desde una posición óptima frente al arco y doblegó a Barreto con un remate fuerte y certero a la izquierda del guardavalla, pero sólo sirvió para descontar y esperar con una situación menos crítica el segundo juego que se realizará la semana próxima en el estadio del sur del Gran Buenos Aires.

COMENTARIOS