Críticas a la Argentina

Estiman que Argentina invierte poco en infraestructura

Según la Cepal, América Latina debe invertir 6,2% de PBI anual en infraestructura. Argentina lo hace a una tasa del 2,9% al año, una cifra menor en comparación con Brasil (4,1%) y Uruguay (5,1%)

lunes 13 de octubre de 2014 - 9:56 pm

Con datos actualizados a 2012, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) indicó que la Argentina invierte en infraestructura a una tasa del 2,89% anual, un porcentaje poco significativo en relación a las necesidades para sostener un crecimiento estable.

Según el organismo, el país cada país América Latina debería invertir el 6,2% de su producto bruto interno (PBI) anual, unos u$s320.000 millones, para satisfacer sus demandas de infraestructura entre 2012 y 2020.

La cifra del 6,2% del PBI resulta de aplicar la trayectoria de la inversión a las necesidades esperadas de infraestructura y asume una repetición del patrón histórico de inversiones de los países. “Como tal representa una aproximación y no una recomendación taxativa”, advierte el documento.

Según el informe, el promedio de 2,7% del PBI de la inversión en infraestructura observada en el último decenio muestra que la región no está destinando suficientes recursos a ese sector.

Agrega que “una adecuada respuesta a los requerimientos en este campo es clave para la inserción regional en la economía global en el siglo XXI y para la calidad de vida de sus habitantes”.

El sector transporte concentra los mayores montos de inversión desde 2005, seguido por el de energía, telecomunicaciones y agua y saneamiento. Según el informe, en 2012, último año con datos disponibles, la inversión promedio regional en los cuatro sectores fue de 3,49% del PBI.

Ese año, Costa Rica fue el país que más invirtió en infraestructura, con un 5,47% del PBI en inversión pública y privada. Le siguieron Uruguay, con un 5,08%; Nicaragua, con un 4,93%; Bolivia, con 4,47%; Perú, con 4,46%, y Brasil con 4,1 por ciento.

La Cepal estima que las inversiones en obras de infraestructura contribuyen a incrementar la cobertura y calidad de los servicios públicos, como salud, educación y esparcimiento.

Además reducen los costos asociados a la movilidad y la logística, con lo que se mejora, a su vez, el acceso a los mercados de bienes, servicios, de trabajo y financieros, otorgando un entorno propicio para aumentar el bienestar general de la población.

Por ello, la comisión recalca que es necesario revisar el patrón de decisiones de inversión para orientarlo hacia nuevas infraestructuras que acompañen el camino a la igualdad, con sustentabilidad e inclusión.

COMENTARIOS