Judiciales

Ayudar al relato: El Gobierno desempolva expedientes y busca meter preso a un banquero

Los nuevos funcionarios del BCRA puestos por Kicillof revisan cientos de causas contra banqueros, quienes parecen ser los nuevos enemigos elegidos para reforzar el relato K

domingo 12 de octubre de 2014 - 8:49 am

El kirchnerismo avanza en la investigación de los expedientes que el Banco Central tiene sobre presuntas maniobras ilegales de los bancos.

Se trata de los funcionarios que el ministro de Economía, Axel Kicillof, colocó dentro de la institución reguladora.
Germán Feldman, superintendente de Entidades Financieras, y su segundo, Pedro Biscay, son los encargados de la tarea.

La Presidenta denunció a fin de mes que en el BCRA hay más de 80 mil expedientes “cajoneados”.

Fue el puntapié para la salida de Juan Carlos Fábrega. Apenas tomaron posesión de sus cargos, Feldman y Biscay se pusieron a revisar las últimas presentaciones.

El temor en la city porteña es que el objetivo de ese sector del kirchnerismo sea ver a un banquero preso, algo casi sin precedentes en la Argentina –la excepción es Francisco Trusso, que ahora está libre–, con el objetivo de sumarlo a los legados de la “administración Kirchner”.

En paralelo, hay acciones de otros organismos que van en sintonía. El fiscal Carlos Gonella –titular de la Procuraduría de Criminalidad Económica (Procelac)– denunció a varios bancos sospechados de participar en supuestas maniobras criminales.

Por ejemplo, intervino en un caso de presunto fraude bursátil y lavado en Santa Fe, y en breve participará en la indagatoria de cinco directivos del BNP por prestar asesoramiento profesional para canalizar una fuga de mil millones de dólares.

La AFIP se constituyó como querellante en una causa en la que resultaron imputados directivos del HSBC por evasión agravada, un delito que contempla penas de entre tres años y medio y nueve años de prisión.

Es decir que, si la causa avanza, podrían terminar tras las rejas.

El organismo que conduce Ricardo Echegaray los denunció en un inicio por asociación ilícita, evasión (por 224 millones de pesos) y lavado de activos (por 392 millones de pesos).
La Unidad de Información Financiera (UIF) no sólo multa a los bancos, sino que sacó una resolución que impide que las penalidades terminen en la Justicia. Ahora, los bancos deben pagar antes de recurrir a un tribunal.

El “villano del momento” es José Luis Pardo, dueño de Mariva, por haber cometido el “delito” de ser uno de los principales operadores del “conta con liqui”, por cierto, un mecanismo legal para hacerse de divisas.

Pero hay otros protagonistas importantes de esa movida -y acaso los siguientes objetivos en la lista negra de Vanoli: Jorge Stuart Milne, de Banco Patagonia, Guillermo Cerviño, de Comafi y Jorge Brito, de Banco Macro.

COMENTARIOS