Déficit Fiscal

Déficit fiscal incontrolable: Kicillof ahora va por los fondos de la Anses

Hay tensión en el Gabinete porque Kicilllof quiere avanzar sobre el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS)

domingo 12 de octubre de 2014 - 8:25 am

La sequía de fondos ante un déficit fiscal que no para de crecer puso en la mira a los activos que la Anses tiene en el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS). En los últimos días corrieron rumores de que el gobierno avanzaría sobre las acciones y bonos que el organismo tiene invertidos en papeles financieros para hacerse de una nueva fuente de ingresos.

Es que a Axel Kicillof ya no le alcanza con exprimir al máximo los recursos que el Banco Central le puede girar al Tesoro, que en lo que queda del año le aportará unos $60 mil millones. El ministro de Economía tuvo que salir a colocar un bono en el mercado local por $10 mil millones, que suscribieron bancos privados y públicos y hasta Seguro de Depósitos SA, la entidad encargada de garantizar los ahorros de la gente.

El titular del Palacio de Hacienda impulsó la semana pasada el aumento en el monto máximo con el que Sedesa cubre a los ahorristas en caso de que un banco quiebre o haya una corrida, triplicándolo desde los $120 mil a $360 mil. Para ello, el presidente del Central, Alejandro Vanoli, instrumentó un aumento del porcentaje que los bancos deben destinar al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), ahora establecido en un 0,06% del promedio de depósitos diarios.

La intención de Kicillof sería engrosar el FGD para poder seguir colocándole bonos a cambio de esos fondos líquidos, una iniciativa a la que se opusieron los representantes que los bancos privados tienen en el directorio de Sedesa.

Pero el titular del Palacio de Hacienda va por más: ahora desató una feroz interna en el gabinete por el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Anses. La intención de Kicillof es manotear parte de los activos que conforman el FGS para poder hacer frente a un bache fiscal cada vez más grande.

Sin embargo, el titular del organismo, Diego Bossio, se resiste a la idea y está dispuesto a dar una batalla frontal para proteger el fondo que garantiza el sistema previsional. Es en ese marco que comenzaron a circular versiones interesadas que buscan desgastarlo.

Según publicó hoy Perfil, Bossio querría deshacerse de las acciones heredadas de las AFJP para hacerse de dólares, a lo que Kicillof se opondría porque esos activos le permitieron al estado ocupar varias sillas en los directorios de empresas clave como Siderar o Edenor.

“No se analizan vender acciones del FGS”, aclaró enseguida la Anses mediante un comunicado. “En más de 5 años, el FGS no ha vendido nunca una acción de estas empresas manteniendo una política activa en cuanto a la asistencia en las asambleas y directorios, permitiendo así el monitoreo de una de las inversiones mas importantes del fondo, que hoy representan 11,5% de la cartera total”, detallaron.

Las fuentes consultadas por LPO señalaron que la información filtrada a Perfil en realidad proviene del entorno del ministro de Economía, que después de echar a Fábrega del Central y quedarse con la CNV, ahora busca controlar el organismo previsional y correr a Bossio. De ahí la embestida contra el titular de la Anses.

De todas formas, el remate de los activos del FGS para dárselos al Tesoro sería ilegal, advirtió a este medio el diputado radical Eduardo Santín.

El legislador sostuvo que una medida de este tipo “no se podría hacer”, porque “el FGS está dedicado exclusivamente a financiar el sistema de seguridad social”, por lo que sus recursos no podrian destinarse a otra cosa.

Además, “el sistema de seguridad social no tiene déficit, por lo que no habría razones para vender las acciones”, agregó.

Por otro lado, la maniobra haría bajar el precio de los activos y el Fondo terminaría perdiendo plata, comentó Santín.

COMENTARIOS