Corrupción

Corrupción imparable: Funcionarios de Industria reparten subsidios a sus propias empresas

Se trata del costado más oscuro del régimen de reintegros a la producción de bienes de capital

miércoles 8 de octubre de 2014 - 5:50 am

Se podría decir que los funcionarios del Ministerio de Industria “están ubicados a ambos lados del mostrador”, ya que por un lado deciden el pago de subsidios millonarios por la fabricación de bienes de capital y, al mismo tiempo, son propietarios de un conglomerado de empresas destinatarias de esos fondos.
[pullquote position=”right”]Corrupción imparable: Funcionarios de Industria reparten subsidios a sus propias empresas[/pullquote]

La información fue confirmada por el diario La Nación, a partir del relevamiento de varios documentos comerciales, copias de expedientes administrativos, registros informáticos y memorándum internos, a los que pudo acceder en los últimos meses.

La situación da cuenta de una incompatibilidad con el ejercicio de la función pública de parte de los involucrados, todos ellos asesores o agentes vinculados con la cartera que dirige Débora Giorgi y, al mismo tiempo, en algunos casos, profesores o autoridades de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Se trata del costado más oscuro del régimen de reintegros a la producción de bienes de capital, compensación con la que el Gobierno busca incentivar anualmente a las compañías del sector.

Esos bonos, que el Estado ofrece desde 2001, son reintegros de 14% en las ventas de lo que fabrican las empresas.

Pero acceder a éstos es necesario realizar un trámite: se debe iniciar un expediente en la Secretaría de Industria y cumplir con determinados requisitos específicos (como mantener el personal y no tener deudas con la AFIP). Tras seis meses y auditorías mediante convenios con universidades, si no hay imprevistos, las compañías reciben los bonos.

Desde Industria negaron que haya funcionarios dueños de firmas que cobren subsidios de esa cartera, frente a la consulta del matutino mencionado. Sólo admiten que hay dos empleados que responden a esta situación, dedicados a “tareas menores”.

COMENTARIOS