Internacionales

Una espantosa matanza estudiantil conmociona a México

Se trata de una serie de violentos incidentes ocurridos en la ciudad de Iguala

martes 7 de octubre de 2014 - 8:20 am

El jueves pasado se recordó en México la histórica matanza estudiantil del 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco, cuyo impactante saldo de víctimas fatales aún se desconoce.
[pullquote position=”right”]Una espantosa matanza estudiantil conmociona a México[/pullquote]

Pero días antes del sombrío aniversario, una serie de violentos incidentes ocurridos en la ciudad de Iguala y protagonizados por estudiantes, conmocionó nuevamente al país.

Todo comenzó el último viernes, cuando un grupo de estudiantes de magisterio de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa (estado de Guerrero), viajaron hasta la mencionada ciudad con la meta de recolectar fondos para asistir a los actos conmemorativos del 2 de octubre en la capital.

Los estudiantes “normalistas” (herederos de una tradición de activismo de la que surgieron los líderes campesinos Lucio Cabañas y Genaro Vázquez Rojas) arribaron a Iguala y, primero, recolectaron dinero en la calle para su viaje a la Ciudad de México, pero después protagonizaron un incidente en un acto político de María de los Ángeles Pineda de Abarca, esposa del actual alcalde de Iguala.

Luego de escapar de la persecución policial por lo sucedido, los “normalistas” fueron hacia la terminal de ómnibus, donde se subieron a tres vehículos sin pasajeros para regresar a Ayotzinapa.

En Iguala, la toma de ómnibus por parte de los estudiantes es habitual y los dueños y choferes no se oponen a las mismas para ahorrarse enfrentamientos. Pero esa noche, los policías municipales estaban decididos a que los estudiantes paguen por sus abusos en la ciudad.

Así, la policía disparó contra los tres ómnibus tomados y minutos después, cuando los jóvenes abandonaron un ómnibus, tiraron a matar una vez más.

Asimismo, en el cruce de la calle Álvarez con la avenida Periférico Norte, los que se interpusieron en el camino del resto de los colectivos en cuestión fueron civiles fuertemente armados, que atacaron a los estudiantes con ametralladoras.

Hoy, ya se sabe que esos civiles eran narcotraficantes del grupo Guerreros Unidos, que interceptaron a los estudiantes por solicitud de la policía.

La ronda criminal del viernes terminó con tres estudiantes muertos y 17 heridos, e incluyó el asalto de los narcotraficantes a otro ómnibus, donde viajaba el equipo de fútbol Los Avispones de Chilpancingo, en el que la banda asesinó al chofer, a un joven de 15 años que era parte del equipo y a una mujer que estaba en la zona a bordo de un taxi.

COMENTARIOS