Famosos en problemas

Rial, Ventura y América, condenados por violación a la intimidad en el caso Juan Castro

La Justicia decidió que deberán pagar $800.000 en concepto de indemnización por daños y perjuicios a la familia del periodista

lunes 6 de octubre de 2014 - 1:29 pm

Finalmente, declararon culpables a Jorge Rial y Luis Ventura en el juicio que los familiares de Juan Castro le iniciaron por violación de intimidad. La Sala L de la Cámara Civil de la Nación confirmó la sentencia y, junto a América TV, los condenó a pagar 800 mil pesos para indemnizarlos por daños y perjuicios.

Los periodistas hicieron públicos varios mails privados de Castro cuando agonizaba en el Hospital Fernández, a dos días de que se cayera desde el balcón de su casa. La información la revelaron en el programa Intrusos en la noche y en la  revista Paparazzi. En ese entonces, la familia de Juan inició una demanda que llevaron adelante durante diez años los abogados Pablo Jacoby y Daniel González.

Los jueces de la cámara Victor Liberman, Marcela Pérez Prado y Lily Rosa Flah tuvieron en cuenta para la sentencia que Juan Castro no pudo defenderse, según confirmó Personajes.tv, y por eso consideraron justo que su padre y su hermano sean quienes reclamen luego de su muerte, ocurrida el 5 de marzo de 2004.

Por esto, los camaristas defendieron la libertad de expresión contemplada en el artículo 14 de la Constitución Nacional y también hicieron referencia al artículo 19 que habla del derecho a la intimidad.

“Que el mismo Sr. Castro hubiera comentado su adicción, o su orientación sexual o problemas familiares en general, no habilitaba a nadie a publicar el contenido concreto de correspondencia, cartas o mails, cuando no se probó el expreso o presunto consentimiento por parte del interesado o del entorno familiar para ello. Aún la persona conocida públicamente, tiene derecho a que se respeten sectores de su vida privada que carecen de todo interés social. Los accionados así violaron no sólo correspondencia, cartas o mails privados del Sr. Castro, sino que afectaron su intimidad y la de su padre y hermanos, aludiendo a hechos y situaciones que no pueden considerarse de interés público, se apoderaron de ellos, dieron a conocer su contenido, hicieron trascender en concreto quienes se relacionaron entre sí y en qué términos, y dieron ocasión para que otros comentasen tal información. La difusión no autorizada del material importó además un abuso del derecho de libertad de prensa, una intromisión indebida en la vida privada de los citados, con aptitud para perturbar su intimidad, difundiendo hechos propios de la esfera de los derechos personalísimos, -que además involucran o pueden afectar a terceros-, con el único fin de obtener un lucro.”

COMENTARIOS