Política

¿Todo una farsa? La supuesta amenaza a Cristina Kirchner, con engaños y espías

Se detectó que los mails que se dijeron que eran de ISIS llegaron de cuentas de Canadá y Australia. Rl conflicto podría estar relacionado con las internas en los organismos de inteligencia del Estado. Todos los detalles

domingo 5 de octubre de 2014 - 9:49 am

El último 20 de septiembre, cuando la presidenta de la Nación, Cristina Kirchner, se encontraba en el Vaticano, le contó a los periodistas que había recibido amenazas por parte de los terroristas de ISIS. Según consta en la causa judicial, fueron tres mails que llegaron al correo del 911 de la Policía Bonaerense.[pullquote position=”right”]La trama oculta detrás de las supuestas amenazas terroristas a Cristina[/pullquote]

Sin embargo, en las últimas horas, el juez Alberto Recondo recibió un informe que pone en duda toda la cuestión: los mails llegaron desde cuentas de Canadá y Australia, es decir, lejos de Medio Oriente. Así lo informó el diario Clarín.

De este modo, se agranda la hipótesis de una historia ficticia y “armada”, alejada de grupos terroristas, y mucho más cerca a las internas de los organismos de inteligencia locales.

Para tener en cuenta, es clave la situación del viaje de una comisión de la ex Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) a Iguazú en busca de un empresario tunecino con intensa actividad en la Triple Frontera.

El hombre tenía frecuentes contactos con grupos islámicos de la ciudad de Baalbek, en El Líbano. También se comunicaba con actores influyentes de la comunidad musulmana de Chuy, en Uruguay, y Buenos Aires. En una computadora Mac y en un Iphone del tunecino “se hallaron instrucciones de amenazas contra la Presidencia de la Nación”.

Como se ve, nunca se mencionaba a Cristina Kirhcner y tampoco directamente a ISIS, por lo que hubo un gran enojo de la Presidenta con el titular de la Secretaría de Inteligencia, Héctor Icazuriaga.

Después la Presidenta tuvo que inventar la historia de la amenaza del Norte, lo cual nunca tuvo gran consistencia.

COMENTARIOS