Salud

A tener en cuenta: “Comemos mal porque es fácil engañar al cerebro”

Se recomienda evitar los alimentos procesados o asegurarse de que no tienen más de tres aditivos

viernes 3 de octubre de 2014 - 7:07 am

En una entrevista con la emisora France-Info, Laurent Chevallier, nutricionista del Hospital de Montpellier y responsable de la comisión Alimentación de la Red Environnement Santé, destapó una varios problemas que vivimos todos los seres humanos en el plano de la alimentación.
[pullquote position=”right”]A tener en cuenta: “Comemos mal porque es fácil engañar al cerebro”[/pullquote]

“Actualmente tenemos un gran problema con la alimentación. Han ido apareciendo enfermedades, desde alergias hasta cáncer, que están relacionadas con el modelo de nutrición occidental”, explicó el autor del libro “Je maigris sain, je mange bien” (Adelgazo sano, como bien).

Y agregó: “No se trata únicamente de considerar el alimento que ingerimos, sino también lo que hay antes de él, por ejemplo, los pesticidas y los envases de plástico”.

El experto señaló que los hombres del Paleolítico comían aquello para lo que genéticamente estaban programados. “Habría que recuperar el modelo del cazador-recolector y adaptarlo al siglo XXI. Ni siquiera hace falta ir demasiado lejos: ¡nuestros abuelos comían mucho mejor que nosotros!”, sostuvo.

Y como recomendación general, el nutricionista indicó que es necesario evitar los alimentos procesados o asegurarse de que no tienen más de tres aditivos.

“Olvidemos los refrescos y bebamos más agua”, recomendó Chevallier en cuanto a la bebida y desestimó, por otra parte, las llamadas “dietas milagro”: “Son un desastre. Todo lo que esté desequilibrado no puede funcionar a largo plazo. Además, si adelgazamos muy rápido, los contaminantes químicos que estaban en la grasa pasarán a nuestra sangre”, sentenció.

Y para terminar, el experto habló de la engañosa publicidad de la industria alimentaria: “Creo que la culpa es de la publicidad, que actúa como una aplanadora. Hemos desarrollado una técnica escandalosa: el neuromarketing. Es muy fácil engañar al cerebro. Con la grasa y el azúcar se busca complacer a los sentidos, y se abusa de esa apetencia. Todo esto debería estar regulado legalmente.

COMENTARIOS