Política

Sorpresa y preocupación del entorno del Papa, tras su reunión con La Cámpora

La Iglesia no vio con buenos ojos la utilización política que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner hizo de Francisco, a quien le llevó a su agrupación juvenil del núcleo duro de su partido

viernes 3 de octubre de 2014 - 2:10 am

La reunión entre el Papa Francisco y el dirigente de La Cámpora Andrés “Cuervo” Larroque generó cierta desconfianza y preocupación en su entorno más próximo. Personas cercanas admiten que por primera vez de que fue elegido Sumo Pontífice, en marzo de 2013, a Jorge Bergoglio le hicieron llegar las críticas que generó en Argentina su último encuentro con Cristina Kirchner. [pullquote position=”right”]Sorpresa y preocupación del entorno del Papa, tras su reunión con La Cámpora[/pullquote]

Pero en particular, el motivo de las críticas fue el contexto del almuerzo en Santa Marta, realizado el pasado 20 de septiembre. Recordemos que la Presidenta llevó a La Cámpora con ella, que hasta hace no mucho tiempo, cuando Francisco aún era Jorge Bergoglio lo cuestionaba con dureza.

En ese encuentro, el titular de la organización, Andrés “Cuervo” Larroque, le regaló una remera de su agrupación al Papa, gesto que Cristina festejó.

La opción de Cristina Fernández por La Cámpora dejó de manifiesto la búsqueda del rédito político en lo que en principio significaba una mera misión diplomática.

La Iglesia no tomó demasiado alegremente el hecho. “Es la primera vez que vengo a Argentina y escuchó críticas a Francisco”, dijo la semana pasada el jefe de protocolo del Vaticano, monseñor Guillermo Karcher, a un grupo de dirigentes que lo escuchaba atentamente en Buenos Aires.

Karcher, que días antes del encuentro con Cristina dijo que al Papa “le preocupa la gobernabilidad y la sana democracia”, está de visita en Argentina y mantuvo encuentros privados con varios dirigentes políticos. Uno de ellos fue José Manuel De la Sota, que lo recibió en Córdoba. Cuando vuelva a Roma, le contará al Papa del impacto negativo de aquel almuerzo.

COMENTARIOS