Pobreza

El Gobierno admite la validez de las mediciones de la UCA sobre la pobreza

Luego de las severas críticas a las mediciones de la pobreza realizadas por la Iglesia, el Gobierno convocó a una reunión a los técnicos que participaron de la elaboración de los instrumentos metodológicos del Observatorio de la Deuda Social (ODSA)

sábado 27 de septiembre de 2014 - 8:40 am

Se trata del programa de la Universidad Católica Argentina (UCA) que monitorea la situación social y cuyos datos nunca fueron reconocidos por el Gobierno.

Hace dos semanas, el ministro de Economía, Axel Kicillof, había cuestionado severamente el instrumento de la UCA para medir la deuda social, al considerar que "es insostenible decir que hay mucha más pobreza".

"Medir la pobreza todos los días, un pobre más, un pobre menos, no es metodológicamente muy serio. Hay un montón de parámetros para medir las condiciones de pobreza", arremetió Kicillof, al desestimar los índices que periódicamente difunde la Iglesia, a través del ODSA.

La invitación partió de la Jefatura del Gabinete y del Ministerio de Economía, pese a las fuertes reacciones que generó la presentación del último informe, hace menos de un mes, que ubicaba el índice de pobreza en un 27 por ciento. Allí se advertía que en el conurbano hay 1,3 millones de chicos menores de 18 años pobres, de los cuales 290.000 son indigentes. Para el Indec, la tasa de pobreza no supera el 4,5 por ciento.

Fuentes cercanas a la Iglesia revelaron que la reunión técnica se celebró en las últimas semanas, con el propósito de discutir la metodología y los informes del Observatorio, y que los representantes del Gobierno "terminaron reconociendo el valor del trabajo del ODSA".

 

También el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, negó con énfasis ese día los números del Observatorio y aseguró que la pobreza tuvo "una reducción abrupta, intensa".

Anteanoche, el presidente de la Pastoral Social del Episcopado, monseñor Jorge Lozano, reclamó el compromiso de todos los sectores sociales para abordar la problemática y advirtió que, contrariamente a otras épocas, "la movilidad social en el país es hoy descendiente y las condiciones de vida son cada vez peores".

Agustín Salvia, advirtió recientemente que "el problema tiende a quedar encerrado en una discusión sobre las verdaderas cifras de la pobreza, perdiéndose de vista lo importante: la existencia de un núcleo duro de exclusión que ni el crecimiento económico ni los programas de transferencia de ingresos han podido resolver, y que la inflación indefectiblemente agrava".

Los estudios del ODSA comenzaron en 2003 para contar con información sistemática del estado del desarrollo social del país. A partir del momento en que las estadísticas del Indec comenzaron a perder credibilidad, se incluyó en los informes anuales la medición de la indigencia y de la pobreza mediante el ingreso para que esa problemática "no perdiera visibilidad".

En la última medición, conocida a comienzos de este mes, el ODSA determinó que el 38,8% de los chicos y jóvenes se encuentra en situación de pobreza, y uno de cada cuatro de ellos vive en hogares con necesidades básicas insatisfechas (NBI). Además de carecer de alimentos y servicios esenciales, no tienen un ambiente físico adecuado para su desarrollo humano.

COMENTARIOS