Judiciales

Juzgan en Mar del Plata a Gualtieri, el Lázaro Báez del duhaldismo

Américo Victorio era presidente de la ya quebrada firma Victorio Américo Gualtieri S.A. (VAG S.A.), que durante los años '90 resultó adjudicataria de mucha obra pública por la gobernación de Duhalde

jueves 28 de agosto de 2014 - 10:37 am

Los hermanos Américo Victorio y Saverio Gualtieri, constructores de obra pública y receptores de crédito oficial en la década de los ’90, durante el gobierno de Eduardo Duhalde en la provincia de Buenos Aires, escucharán hoy los alegatos de la fiscalía y la querella en el juicio que se les sigue por supuesto fraude fiscal.

Los fiscales Julio Darmandrail y Carlos Martínez, más los abogados representantes de la querellante AFIP, expondrán sus argumentos ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Mar del Plata, que arrancó con este juicio oral y público el pasado jueves 14 a Victorio Américo y Saverio Nicolás Gualtieri, en el que también está imputado Hugo Barreña.

Los tres empresarios eran presidente, vice y director de la ya quebrada firma Victorio Américo Gualtieri S.A. (VAG S.A.), que durante los años ’90 resultó adjudicataria de mucha obra pública por la gobernación de Duhalde y recibió créditos del Banco Provincia de Buenos Aires, algunos de los cuáles nunca devolvió.

El trío, según informaron fuentes judiciales, está acusado del supuesto delito de “fraude fiscal” que se habría concretado a través de maniobras de VAG S.A. en el pago de los impuestos a las ganancias y al valor agregado (IVA) en el marco de la denominada ley de promoción de empresas en las provincias de San Luis, La Rioja y Catamarca.

La operatoria, de acuerdo a la acusación fiscal, consistía en invertir dinero en empresas de aquellas provincias incluidas en los regímenes de promoción, pero inmediatamente esos valores volvían a la empresa como préstamos, sin que la inversión se hiciera efectiva.

Mediante ese mecanismo, se estima, los empresarios conseguían diferimientos impositivos por varios años y sin ningún tipo de interés. Al comienzo del juicio, la imputación incluía 90 hechos como los descriptos por unos 20 millones de pesos/dólares, pero el tribunal consideró que muchos de ellos adolecían de defectos formales y dejó en pié solamente tres casos por 4,5 millones de pesos /dólares.

COMENTARIOS