Salud

Indemnizan a una mujer porque le implantaron las mismas prótesis que le habían quitado

El hecho ocurrió en 2006, y gracias a una investigación de su abogado descubrieron que las prótesis que tenían colocadas no eran nuevas sino las mismas que le habían sido implantadas en una primera operación

martes 26 de agosto de 2014 - 10:23 am

Una mujer que acudió a un centro médico para que le cambiaran las prótesis mamarias, pero le reimplantaron las mismas que tenía, le ganó el juicio a los médicos y cobrará 143.000 pesos de indemnización más intereses.

La jueza civil Gabriela Paradiso Fabbri dispuso el resarcimiento a favor de la paciente en virtud de que “la recolocación de las mismas prótesis se encontraba absolutamente desaconsejada por las mismas empresas fabricantes o las que comercializan los implantes mamarios”.

“No proceder al reemplazo se erige como un acto contrario al arte quirúrgico especializado”, sostuvo la magistrada, quien consideró que “ese reimplante no constituyó una buena práctica médica”.[pullquote position=”right”] Indemnizan a una porteña porque le implantaron las mismas prótesis que le habían quitado[/pullquote]

“Por el contrario, opino que constituyó un dislate, absolutamente contraindicado por la especialidad”, insistió. El caso adquirió cierta notoriedad hace dos años, cuando los médicos que efectuaron la errónea intervención quirúrgica fueron beneficiados con una “probation” en la causa penal que la mujer les entabló.

Ya en aquel expediente los jueces determinaron que “se encuentra acreditado que los imputados le reimplantaron las prótesis mamarias que tenía colocadas de una intervención anterior, pese a que previamente habrían acordado una intervención quirúrgica que incluía el reemplazo de las que tenía colocadas”.

El 31 de enero de de 2006, en el Instituto Quirúrgico Callao, de esta Capital, la paciente, de 47 años y oriunda de la ciudad bonaerense de Pergamino, fue intervenida quirúrgicamente para renovarle los implantes mamarios, pero poco después padeció dolores y se le infectó la herida.

Gracias a una investigación de su abogado, Pablo Zito, descubrió que las prótesis que tenían colocadas no eran nuevas sino las mismas que le habían sido implantadas en una primera operación.

La mujer había acordado con los médicos “una cirugía plástica en los senos, con el fin de embellecerlos, aumentando su volumen y borrando una cicatriz anterior”, y pagó por ello 3.240 euros, lo que “incluía el valor de las prótesis mamarias de origen americano, que no le fueron implantadas”.

COMENTARIOS