Política

Moyano dudó de la adhesión de la UTA al paro nacional: “Está muy presionada, no sé si va a tener el coraje”

El titular de la CGT Azopardo afirmó que el Gobierno condiciona a la central con subsidios. Destacó que el paro nacional se hará por el mínimo no imponible, el aumento a los jubilados, la inflación y la seguridad de los trabajadores

martes 26 de agosto de 2014 - 12:43 am

El jefe de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, dudó hoy sobre la adhesión de la UTA al paro convocado para el jueves por el sindicalismo opositor, al señalar que el gremio “está muy presionado, muy amenazado”, por lo que, dijo, “no sé si va a tener el coraje de adherir”.

Además, se sumó a las críticas vertidas hoy por los gremialistas opositores contra el jefe de gabinete, Jorge Capitanich, en respuesta a su denuncia de que aquellos “son instrumentos” y “están bancados por los fondos buitre”.
“Estamos acostumbrados a escuchar decir tantas estupideces que una más no modifica. Pobre tipo, que lo han puesto ahí para cumplir un papel lamentable”, expresó. [pullquote position=”right”]Moyano dudó de la adhesión de la UTA al paro nacional: “Está muy presionada, no sé si va a tener el coraje”[/pullquote]

Además, se quejó porque “parece que le pagamos para que diga los disparates que dice todas las mañanas. Deberían responder a los reclamos del conjunto de la sociedad”.

En diálogo con el canal de noticias TN, Moyano defendió esta noche la medida de fuerza convocada para el jueves, que tendrá como bandera los reclamos por “el impuesto a las ganancias, la inflación y la inseguridad”.

La UTA, que nuclea a los conductores de colectivos, decidirá mañana si participa o no de la medida de fuerza, a la que ya se sumó esta tarde la Unión Ferroviaria, por lo que, de sumarse, podría paralizar el transporte público.

“Es difícil, (el gremio) está muy presionado, muy amenazado. No sé si va a tener el coraje de adherir”, analizó el dirigente sindical, tras advertir que “aparentemente, el Gobierno le ha prometido una cantidad de subsidios, o algo parecido”. Sin embargo, dijo estar “seguro” de que “muchos (trabajadores) van a adherir” porque, explicó, “acá no sólo se trata del mínimo no imponible del impuesto al trabajo, también del aumento a los jubilados, de la precarización laboral que avanza en forma alarmante, de la inflación, sino también de la seguridad en los trabajadores, fundamentalmente los de UTA”.

“¿Si este reclamo no tiene legitimidad, qué es lo que tiene legitimidad acá?”, se preguntó retóricamente el sindicalista.

Como solución al conflicto, propuso “aliviar con el mínimo al impuesto al trabajo”, es decir, reducirlo, y combatir “la inflación”.

Por último, advirtió que “si el Gobierno no da respuesta, se van a iniciar las paritarias nuevamente y vamos a tener que discutir nuevos salarios para tratar de acercarnos a la inflación”, lo que generará una “situación social que no le sirve a nadie”.

COMENTARIOS